Woody Allen presenta en Cannes su última película

CANNES (AFP). El director Woody Allen presentó este sábado en Cannes su última comedia, "You will meet a tall dark stranger", que reúne a Antonio Banderas, Naomi Watts, Anthony Hopkins y Josh Brolin y declina los temas que le obsesionan: amor, sexo, traición y el temor a la muerte.

Presentada en la selección oficial del Festival de Cannes -pero, como todos los filmes de Allen, fuera de concurso, por deseo suyo-, la cinta es una comedia ligera, que teje y desteje las relaciones complicadas de un grupo de parejas en crisis y que deja al final un sabor ácido.

Como la vida es siempre demasiado difícil, mejor vivir de ilusiones y mentiras, sólo así se puede ser feliz, parece decir Allen en su película.

Así lo confirmó el cineasta tras el pase de prensa de "You Will meet a tal dark stranger" (Conocerás a un desconocido alto y moreno) -la cuarta cinta que ha filmado en Londres-, y que fue recibida el sábado con cálidos aplausos en la mayor sala del Palacio de Festivales, totalmente llena.

"Esa es mi perspectiva de la vida, que la vida es siempre una experiencia oscura, dura, dolorosa, una pesadilla", dijo el realizador de 74 años. "La única manera que se puede sobrevivir es si uno miente, se miente. Si no, la vida se vuelve insoportable", subrayó en la conferencia de prensa.

Esta tesis sobre lo absurdo y cruel de la vida es evocada también en la cinta por el narrador, que lee en voz off una cita de "Macbeth", de Shakespeare: "La vida es un cuento lleno de sonido y furia, contado por un loco y que no significa nada".

Los personajes de la cinta son un escritor frustrado (Broslin) que se enamora de su vecina, a la que ve en la ventana (Freida Pinto); la suegra de éste (Gemma Jones), que cree en videntes, y el esposo de ésta (Anthony Hopkins), que la abandona y se casa con una chica escultural (Judy Punch), que lo traiciona con un entrenador de un gimnasio.

A Naomi Watts, la esposa del escritor, le gustaría tener un romance con el propietario de una galería de arte (el español Antonio Banderas), que a la vez tiene un romance con una artista que le ha presentado Watts.

Las ambigüedades de los personajes de la película se reflejan también en el título, que puede evocar el encuentro con un apuesto desconocido. Pero también con la muerte.

Podría referirse al"desconocido que siempre vamos a encontrar, todos", dijo el cineasta, que fue interrogado en la rueda de prensa acerca de lo que siente sobre su propia mortalidad. "Sigo estando intensamente en contra" de la muerte, dijo el realizador, qué protestó también por envejecer.

"Digan lo que digan, no hay nada bueno de hacerse más viejo. Uno se hace más sabio, más sereno. No hay ninguna ventaja", insistió Allen.

"Les aconsejaría que tratarán de evitarlo, si pueden", dijo a los reporteros el cineasta, que se quejó también de ya no poder desempeñar los roles románticos en sus películas, como solía hacer.

"Lo hice durante años. Y me gustaría seguir haciéndolo, ser yo el que se sienta a cenar con las bellas chicas, y les mira profundamente a los ojos. Pero me volví muy viejo para eso", dijo Allen, que ha realizado más de 40 películas, generalmente aplaudidas en Francia y otros países de Europa, donde aprecian su humor, pero desestimadas en su propio país.

Woody Allen y el elenco de su película subirán el sábado en la noche la alfombra roja en el Palacio de Festivales, para el estreno mundial de su película.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes