El cineasta Sentsov tiene problemas de riñones y corazón, según su abogado

El cineasta ucraniano encarcelado en Rusia Oleg Sentsov, en huelga de hambre desde hace más de un mes, fue atendido en la clínica de la prisión por problemas en riñones y corazón, según transmitió hoy su abogado a Liudmila Denísova, defensora de los derechos humanos adjunta a la Rada de Ucrania.

"Acabo de hablar con el abogado de Oleg Sentsov. Hoy ha visto a Oleg en la prisión. Según dice, Oleg está ingresado en la clínica carcelaria con problemas de riñones y corazón", escribió Denísova en Facebook.

Según la activista ucraniana, "a los 26 días de la huelga de hambre", declarada el 14 de mayo, Sentsov "sufrió una crisis y le llevaron a un hospital fuera de la prisión, en el que quisieron alimentarle a la fuerza".

Ante la negativa del cineasta, "los médicos no insistieron por el riesgo de que se hiciera público y pidieron devolverle a la prisión junto a la máquina para la alimentación forzosa", agregó.

Las autoridades rusas desmintieron hoy esa información y calificaron de "satisfactorio" el estado de salud de Sentsov.

"Las informaciones sobre la alimentación forzosa de Sentsov no se corresponden con la realidad. Se le ha prescrito una terapia de mantenimiento para sostener la función de los órganos y sistemas vitales del cuerpo, e impedir la aparición de complicaciones", señala un comunicado del Servicio Federal de Prisiones ruso.

El director de cine cumple una condena de 20 años de prisión tras ser considerado culpable de preparar atentados terroristas en Crimea, la península anexionada por Rusia en 2014, pero Ucrania y Occidente le consideran un preso político.

Sentsov, con nacionalidad ucraniana pero considerado por Rusia ciudadano suyo tras la anexión de Crimea, fue recluido en un correccional de alta seguridad conocido como "Oso Polar" en el Ártico ruso.

El pasado 14 de mayo se puso en huelga de hambre para reclamar la liberación de todos los presos políticos ucranianos en Rusia, que Kiev calcula en más de 60 personas y entre los que no se incluyó a sí mismo.

Activistas de derechos humanos y reputados artistas han pedido la liberación del director de cine, al considerar desproporcionada su condena, demanda a la que se han sumado Estados Unidos, la Unión Europea y distintas organizaciones internacionales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes