"El ladrón" en concurso por Oso de Oro de la Berlinale

BERLIN (AFP). "El ladrón" (Der rauber), un filme austriaco que cuenta la historia de un corredor de maratón que es además atracador de bancos, del realizador Benjamin Heisenberg, fue proyectado este lunes en el concurso por el Oso de Oro del Festival internacional de cine de Berlín.

La película de Heisenberg está basada en una historia real que estremeció en 1980 a Austria, cuando se descubrió que un conocido corredor de maratones, Johan Rettenberger, era al mismo tiempo un atracador de bancos que actuaba en solitario, disfrazado con una máscara parecida al rostro del ex presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan.

Interpretado por el actor Andreas Lust, que muestra su meticulosidad a la hora de entrenarse, su callada desesperación, su seriedad y la lividez de su rostro, que anuncian su trágico destino, "el ladrón" parece no tener pasado ni sentimientos, aun cuando la suerte le lleva a reencontrar un amor de juventud, la bella Erika (Franziska Weisz).

Este atracador elegante corre kilómetro a kilómetro, dejando atrás a sus perseguidores. En la novela del austriaco Martin Prinz, en la cual se basó el guión, hay un epígrafe de Franz Kafka que lo identifica muy bien: "no dejaré que la fatiga se apodere de mí".

"Esta historia fue fascinante en Austria, sobre todo porque Rettenberger logró fugarse después de ser atrapado. En su persecución se lanzó la mayor fuerza de policía jamas empleada en Austria para agarrar a un hombre. No quisimos entrar en las motivaciones psicológicas del atracador, ni explorar los traumatismos de su infancia", declaró Heisenberg en la rueda de prensa tras la proyección.

"Como se muestra en el filme, y este es casi un aspecto documental, este hombre era un fenómeno, alguien que tenía una energía especial que lo motivaba, una energía que él debía manejar y gastar. Asaltaba los bancos en serie y metía el botín bajo la cama. Jamás disfrutó de ese dinero, aunque era capaz de amar", añadió.

El ladrón y atleta terminará acorralado en los bosques que rodean Viena tras ser apuñalado con una pequeña navaja por un anciano al que está atando después de robarle el automóvil.

El actor Andreas Lust comentó la actitud su personaje diciendo que robar y correr eran para él "una pulsión, la pulsión de querer disolverse en la masa. Ese era su objetivo: perderse, disolverse. Al preparar el filme no quisimos saber cuáles eran sus motivaciones psicológicas".

"El objetivo del ladrón era el camino recorrido, se sentía vivir cuando la presión a su alrededor aumentaba. Se puede decir que mi personaje muestra una actitud filosófica. Al actuar yo quería comprender su energía", añadió Lust, quien debió entrenarse "seriamente" para interpretar su papel.

"El atraca y corre para probarse que está vivo. Corría las maratones a fondo, de verdad. Era un personaje solitario y traumatizado, sí, quizás el mundo está dominado por personajes así", añadió Lust.

Por su parte Franziska Weisz dijo que el personaje del amante del ladrón, que ella interpreta, siente que "el amor es la fuerza suprema; ella lo quiere a él aunque sea un ladrón".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada