Las mil caras de Adrián Martínez

Adrián Martínez no se deja encasillar. Ha encarnado al asistente de Ben Stiller en "The Secret Life of Walter Mitty" ("La increíble vida de Walter Mitty"), al compañero de trabajo de Will Ferrell en "Casa de mi padre" y al mejor amigo de Will Smith en "Focus", película que acaban de terminar de rodar.

Y es que el actor de padre nicaragüense y madre dominicana no quiere que le cataloguen sólo como intérprete de personajes latinos estereotípicos. Su apariencia, además, de tez blanca y pelo rizado, indica que podría ser de cualquier parte.

"Intento hacer de todo y así mantenerme fresco porque es la única forma de tener una carrera: constantemente sorprender a la gente en este negocio", dijo Martínez durante una entrevista reciente con The Associated Press. "Intento reinventarme a mí mismo lo máximo posible".

Martínez es un actor versátil que ha trabajado con grandes del cine y que no tiene a miedo a nuevos desafíos, interpretando a todo tipo de personajes. Ha trabajado con Nicolas Cage en la comedia "Kick-Ass", con Jimmy Fallon y Queen Latifah en "Taxi" y con Nicole Kidman en "The Interpreter" ("El intérprete").

Uno de sus últimos trabajos, "A Miracle in Spanish Harlem", largometraje en el que trabajó con la mexicana Kate del Castillo, se distribuye ahora de manera independiente en Estados Unidos. En el filme Martínez interpreta a Ernesto, un joven con deficiencia mental que trabaja en una pequeña tienda de comestibles para su amigo Tito, interpretado por el actor Luis Antonio Ramos.

Martínez, nacido en Nueva York, asegura que quiere interpretar a gente rechazada por la sociedad, desde un preso que sale en libertad y a quien nadie le da una oportunidad, a personas con deficiencias físicas o mentales, o alguien que parece repulsivo, sin capacidad para relacionarse con otros.

"Me atrae mucho todo eso. Yo me he sentido así. Me he sentido desconectado del resto del mundo. Y esa es la gente que me parece interesante, los que no pueden comunicar lo especiales que son. Es gente que vive en la marginalidad pero cuyas historias importan", explicó.

El actor, que prefiere no decir su edad exacta y bromea que se encuentra entre los "treinta y los cuarenta y pico", habla aún en español con su madre, que vive en Las Vegas.

Desde pequeño le fascinó el cine, un arte que él mismo admite que le sirvió como refugio para escaparse de la realidad. Entró a ese mundo cuando estudiaba en la escuela superior, con proyectos pequeños, y poco a poco avanzó a mayores filmes. Recientemente viajó a Buenos Aires para actuar en "Focus", junto a Smith. La cinta ahora se encuentra en posproducción.

"Creo que ese ha sido mi mayor papel hasta ahora porque es una gran producción y soy el compinche de Will Smith... A menos que odien mi actuación. Entonces este será mi papel más pequeño", rió Martínez.

El actor se prepara ahora para debutar como codirector del largometraje "Gabacho", que narra la historia de un hispano en Arizona que es deportado a México y que a su intento por volver a Estados Unidos no tiene más remedio que pedir ayuda a quienes odia.

Martínez, quien dirigirá el filme junto al cineasta Hugo Pérez, dijo que le sorprendieron las duras leyes migratorias impuestas en Arizona y que quería hacer un filme que expresara la frustración que sentía.

"Pero va a ser una película muy divertida", acotó. "Es una comedia, es una farsa sarcástica, oscura, porque si hablábamos de esto como un drama hubiera sido muy pesada y no queremos sermonear. Queremos entretener".

___

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes