Alec Baldwin rinde homenaje a su 'madre' Elaine Stritch

La comunidad teatral de Broadway perdió ayer jueves a una de sus estrellas más carismáticas y queridas con la muerte de la siempre provocadora Elaine Stritch (89), quien además de erigirse como toda una institución de las artes escénicas neoyorquinas gracias a su papel protagonista en incontables producciones de toda clase y condición, en los últimos años se ganó el cariño del público televisivo al dar vida a la estricta madre del personaje interpretado por Alec Baldwin en la exitosa serie 'Rockefeller Plaza'.

La relación tan estrecha que el actor de Hollywood mantenía con la fallecida artista no solo se limitaba a los momentos en los que ambos debían ponerse delante de las cámaras, ya que su trabajo en la comedia creada por Tina Fey también les dio la oportunidad de forjar una bonita amistad que, con el paso de los años, llegó a convertirse en uno de los mejores regalos recibidos por Alec Baldwin en toda su vida.

"Hoy nos ha dejado una persona que se hacía querer en todo momento y de todas las maneras posibles, que era admirada por sus compañeros y que, sobre todo, siempre demostró que era una mujer incomparable. Nos ha abandonado una actriz única, con una personalidad arrolladora y capaz de sacudir los cimientos del sistema. Creo que Dios debería ponerse un poco nervioso ahora que Elaine le va a hacer una visita, porque ni Él mismo será capaz de controlarla",

 

Los seguidores de 'Rockefeller Plaza' recordarán estos días la peculiar relación de amor-odio que mantenían Alec Baldwin (Jack Donaghy) y Elaine Stritch (Colleen Donaghy) en la ficción cada vez que la intérprete hacía acto de presencia en alguno de sus episodios, un vínculo tan complejo como divertido que se veía siempre definido por el control excesivo que Colleen trataba de ejercer en la vida de su exitoso hijo -principal ejecutivo de una multinacional-, y por los intentos de este de liberarse del yugo de una progenitora marcada por su fuerte carácter y sus prejuicios raciales.

Sin embargo, en la vida real Elaine Stritch se destacó como una mujer de principios liberales, testaruda y siempre dispuesta a desafiar las convenciones sociales sobre la edad y el papel de la mujer -solía vestirse con trajes de chaqueta y corbata, además de presumir de su afición al tabaco y al alcohol-, por lo que no sorprende que la célebre estrella hiciera buenas migas con un Alec Baldwin que, en los últimos tiempos, se ha metido en más de un problema por su incontrolable temperamento y su sentido de la justicia.

"Descansa en paz, 'mamá', te vamos a echar increíblemente de menos", concluyó el actor en su mensaje de despedida en las redes sociales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes