Bolivia luce la fiesta del Gran Poder para postularla a patrimonio mundial

Decenas de miles de bailarines bolivianos, la mayoría aimaras, lucieron hoy las danzas folclóricas de su país en la Fiesta del Gran Poder o Fiesta Mayor de los Andes, que será postulada ante la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Desde muy temprano, la exhibición cultural ocupó como cada año el centro de La Paz y contará durante el día con el paso en total de 65 fraternidades, compuestas por 45.000 danzantes y más de 10.000 músicos en un centenar de bandas, informó el municipio de La Paz.

La alcaldía creó un comité para elaborar desde hoy la documentación para postular a la Fiesta del Gran Poder ante la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio Intangible de la Humanidad, como ya lo es el carnaval de la ciudad andina de Oruro desde 2001.

El desfile de La Paz está dedicado a la imagen católica del "Señor del Gran Poder" y tuvo su origen en 1940 en una zona populosa del mismo nombre, que hoy está dominada por los centros comerciales de la burguesía aimara, que es el alma de la festividad.

Como siempre, hubo una gran exhibición de trajes confeccionados artesanalmente para las danzas típicas, en las que las mujeres aimaras, conocidas como cholas, ostentaron joyas y otras prendas muy valiosas, al punto que bailaron seguidas por sus guardaespaldas.

Las danzas con más seguidores fueron las tradicionales Diablada, Morenada, Kullawada y Caporales, todas ellas con trajes de colores muy vistosos y con atractivas coreografías en largas columnas.

El oficial Mayor de Cultura de Municipio de La Paz, Javier Escalier, declaró a Efe que al Gran Poder "le deben su esplendor muchas de las danzas que conocemos" por lo que confía en que 2016 se puede festejar la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

"No hay en el mundo una colonia de bolivianos que no baile la Morenada allá donde esté, junto a sus cholas paceñas. Es una forma de expandir la cultura y eso merece un reconocimiento", agregó.

El presidente Evo Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, asistieron como espectadores a la fiesta, pero de tanto en tanto se sumaron ocasionalmente a los bailes callejeros.

Morales, también aimara, destacó, en declaraciones al canal ATB, que se trata de un patrimonio no solo paceño, sino boliviano.

"Esperamos que la prensa no comente mal si tomamos unas cervecitas", bromeó el mandatario y comentó que a veces se limita con las cervezas para evitar las críticas de los periodistas.

Comentó, además que el Gran Poder es una fiesta tan arraigada entre los paceños que, según ha observado, muchas familias trabajan todo el año solo con el propósito de lucirse este día.

En el desfile folclórico bailó el alcalde reelegido en La Paz, el opositor Luis Revilla, que asumirá su cargo el lunes por cinco años, y la esposa del vicepresidente del país, la periodista Claudia Fernández.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes