Jamaica: Festival literario atrae grandes autores

Exitosos autores se reúnen frente al mar, con botellas de cerveza Red Stripe en la mano. Escritores en ciernes se turnan para leer sus trabajos ante un público grande y agradecido. Isleños y turistas amantes de los libros se codean con luminarias de las letras mientras el sol se pone sobre el Mar Caribe.

Se trata del Festival Literario Internacional Calabash, la singular y animada versión jamaiquina de un encuentro literario y un evento bienal realizado el fin de semana que ha ido crecido con los años.

Desde 2001, el pequeño y tranquilo poblado costero de Treasure Beach en el árido sur de Jamaica ha albergado el festival, atrayendo a escritores aclamados, algunos de ellos laureados con el premio Nobel. Desde sus modestos comienzos, Calabash se ha convertido en un gran acontecimiento literario internacional.

Uno de sus tres fundadores, el novelista jamaiquino Colin Channer, apodó la celebración de tres días como el "pequeño festival más grande del pequeño distrito más grande del pequeño país más grande del mundo".

Este año, los autores Salman Rushdie, Zadie Smith, Jamaica Kincaid y Colum McCann estuvieron entre los novelistas y poetas que participaron en lecturas y paneles en medio de celebraciones avivadas con reggae y rap y eventos sociales en la playa. El festival, gratuito y abierto al público general, comenzó el viernes y terminó el domingo por la tarde.

Kincaid, una novelista y ensayista nacida en Antigua, dijo que el festival le ha dado a la gente del Caribe un evento literario de primera categoría en una parte del mundo donde siempre se ha apreciado la narrativa y la creatividad con el lenguaje.

"Entre todas las otras cosas que hacemos, la gente negra también hace literatura. Somos gente muy imaginativa y culta. El problema siempre ha sido el acceso. Por eso este evento es tan inspirador", dijo la autora sentada junto a la piscina de agua salada de Jake's, un hotel conformado por coloridas casitas de campo que alberga la celebración cada dos años.

Rushdie dijo que no es de extrañar que Calabash se esté ganando una reputación como el festival de selección para algunos de los escritores más talentosos del mundo.

"Es un evento extraordinario. La audiencia es grande, extremadamente agradecida y muy enfocada. Y el lugar es espectacular", dijo a The Associated Press el domingo, al día siguiente de subir al escenario para discutir su vida y obra ante una multitud entusiasmada y diversa de varios miles de personas.

Los libros de Rushdie incluyen "Hijos de la medianoche" ("Midnight's Children"), ganador del Premio Booker, y el éxito literario "Los versos satánicos" ("The Satanic Verses"), que algunos musulmanes consideran blasfemo. En 1989 el ayatolá Jomeini de Irán emitió una fetua, o decreto religioso, contra Rushdie ordenando su muerte, lo que obligó al autor a pasar años escondido bajo la protección de la policía británica.

Apenas hace dos años, un festival de literatura indio canceló una conferencia de video con Rushdie tras recibir amenazas de violencia. Pero en Jamaica, el autor pudo pasear y charlar libremente con la gente.

Es el ambiente llevadero y accesible de Calabash lo que seduce a escritores reconocidos a participar sin cobrar sus cuotas regulares, dijo Kwame Dawes, un poeta jamaiquino que fundó el festival con Channer y la cineasta Justine Henzell. Dijo que Calabash no le paga a los participantes, aunque sí les brinda transporte aéreo y alojamiento.

"Este es un festival gratuito y está abierto a todo el mundo. Y creo que los escritores comparten ese espíritu progresista", dijo Dawes el domingo.

Montar el festival cuesta unos 150.000 dólares. El evento ha atraído a varios patrocinadores y donantes y se realiza con la ayuda de voluntarios.

El éxito de Calabash ha fomentado una escena literaria más alegre en el Caribe, donde ha inspirado la creación de otros festivales en islas que incluyen Trinidad y Tobago, con el NGC Bocas Lit Fest, y Barbados, con el Festival Literario Bim y la Feria del Libro.

Alison Donnell, una profesora de inglés en la Universidad de la Lectura en Inglaterra que coeditó "Companion to Anglophone Caribbean Literature" de 2011, dijo que muchos eventos literarios parecen ser producto de un "repertorio culturalmente homogenizado de buen gusto" pero que Calabash y otros eventos caribeños evitan la pomposidad.

"También son febrilmente importantes para una cultura literaria regional que ha sufrido décadas de la conocida idea de que la escritura caribeña alcanza la madurez" en grandes ciudades como Nueva York, Londres y Toronto, dijo Donnell en un correo electrónico.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes