Modiano explora el papel del escritor en su discurso del Nobel

El novelista francés Patrick Modiano, ganador del premio Nobel de Literatura 2014, exploró el papel del escritor, testigo distante de su tiempo, en su discurso de recepción del premio este domingo ante un público entregado.

El escritor, de 69 años, estaba visiblemente emocionado y contento de estar en la majestuosa sala de la Bolsa de la Academia sueca, ante un público subyugado.

"Acabo de descubrir su obra. Escribe maravillosamente. Es como leer poesía novelada", dijo a la AFP Sandra Wigfors, una especialista de comunicación de 27 años.

"Respiro la atmósfera. Es cultura al máximo nivel. Es un verdadero honor encontrar a los creadores", se maravilló Ann Gill, una profesora de 61 años.

Invitado a tomar la palabra por el incombustible secretario de la Academia Peter Englund con un "Maestro, por favor", el novelista subió al escenario ante la mirada benevolente y cómplice de su familia.

Modiano, terriblemente tímido, empezó su discurso un poco dubitativo pero poco a poco fue afianzando su seguridad en la exploración de la esencia del papel del escritor.

"Prisionero de su tiempo", el escritor está marcado por su percepción de la época en la que ha nacido y le ha tocado vivir.

El escritor se ve como "un niño de la guerra (...), un niño que debió su nacimiento al París de la ocupación" alemana.

"Yo creo que algunos episodios de mi infancia han servido de matriz para mis libros, más tarde", confesó.

Pero también es un escritor del siglo XXI que, como sus colegas, puede sentir cierta nostalgia de los grandes novelistas del siglo XIX ya que "el tiempo pasaba más lentamente que hoy y esta lentitud permitía al novelista concentrar su energía y atención".

Según el escritor francés, esto explica las diferencias entre "las monumentales obras novelescas del pasado (...) y las obras discontinuas y parceladas de la actualidad".

"Las redes sociales socavan una parte de la intimidad y del secreto que hasta hace poco eran nuestro bien, el secreto que imprimía profundidad a las personas y que podía ser un gran tema novelesco", prosiguió.

Sin embargo, el novelista se ha negado a condenar Internet y la cultura de lo inmediato que vehiculan las redes sociales.

"Estoy convencido de que los escritores del futuro garantizarán el relevo como lo ha hecho cada generación desde Homero", aseguró, sobre todo porque el escritor "manifiesta en sus obras algo de intemporal".

Todo autor, a veces acupuntor, sonámbulo, vidente y sismógrafo, también es artista. Modiano explicó que se siente cercano tanto a los pintores, como Modigliani, como a los músicos, "que parece que practican un arte superior a la novela".

Recompensado "por el arte de la memoria con el que ha evocado los destinos humanos más inasibles y desvelado el mundo de la ocupación" nazi de Francia (1940-1944), considera que la memoria es inseparable del trabajo del novelista.

"Sin duda, la vocación del novelista, ante esta gran página en blanco del olvido, es rescatar algunas palabras que estaban parcialmente perdidas, como estos icebergs a la deriva en la superficie del océano", concluyó.

"Fue fantástico. Estoy lleno de admiración. Pero es tan tímido que parecía avergonzado con todos estos aplausos", comentó Bjorn Ahlberg, un jubilado de 70 años.

Patrick Modiano es el decimoquinto autor francés ganador del premio Nobel de literatura. El miércoles, recibirá su recompensa de manos del rey de Suecia, Carlos XVI Gustavo, junto con los otros ganadores del premio en esta edición de 2014, con excepción del de la paz que se entrega en Oslo.

cbw/ai/af/lmm.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes