Parque de diversiones recrea en Francia el universo del Principito

"Por favor, dibújame un parque de diversiones": el universo poético y encantado del "Principito" del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry, es ahora tema de un parque de diversiones para niños que abrió sus puertas el martes cerca de Mulhouse, en la frontera francoalemana (este).

Globos aerostáticos, un tobogán con forma de serpiente, zorros y ovejas vivas, acertijo sobre los planetas: el "Parque del Principito" instalado en 24 hectáreas en Ungersheim (este de Francia), declina en 31 zonas de juegos y atracciones los temas y personajes del famoso libro publicado en 1943.

Espera atraer este año 80.000 visitantes y alcanzar luego 150.000 anuales.

El cuento filosófico imaginado por el escritor y aviador se tradujo a más de 270 idiomas, vendió 150 millones de ejemplares en el mundo, convirtiéndose en la obra literaria más vendida en el mundo y en el libro más traducido, después de la Biblia.

El Principito es un niño de cabellos dorados que vive en un planeta apenas más grande que él, el asteroide B 612. Visita los planetas vecinos y, de encuentro en encuentro, llega a la Tierra donde conoce al narrador, un aviador que tuvo que aterrizar de emergencia en el desierto.

"Nuestro objetivo es un público de niños de entre 2 a 12 años, así como los adultos que todavía se acuerdan que alguna vez fueron niños", destacó uno de los dos autores del proyecto, Jérôme Giacomoni, presidente de de la sociedad "Aérophile".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes