Actor de "Los Soprano" pagará 10 años de cárcel

NUEVA YORK (AP). Un actor de "Los Soprano" fue sentenciado hoy viernes a 10 años de prisión por un intento de robo en el condado del Bronx que terminó con la muerte de un policía fuera de servicio.

Un jurado absolvió a Lillo Brancato Jr. del cargo de homicidio no premeditado pero lo halló culpable de intento de robo. Enfrentaba una condena máxima de 15 años de cárcel.

Los fiscales dijeron que Brancato y su cómplice, Steven Armento, buscaban drogas cuando irrumpieron en un apartamento contiguo al del agente Daniel Enchautegui en diciembre del 2005. Cuando éste salió a investigar, Armento le disparó.

Armento fue encontrado culpable de homicidio con alevosía y sentenciado a cadena perpetua sin derecho a libertad bajo fianza.

La absolución del cargo de homicidio contra Brancato indignó a la familia de la víctima y al sindicato que representa a los agentes de policía.

Los fiscales pidieron la pena máxima por intento de robo. Brancato ya ha pasado tres años entre rejas a la espera del juicio, que le serán acreditados.

El actor de 32 años, nacido en Bogotá y adoptado a corta edad por una familia estadounidense, se dio a conocer en la película de 1993 "A Bronx Tale", con Robert De Niro. A esa participación siguieron otros papeles, siendo el más notable su aparición en la segunda temporada de "Los Soprano".

Su personaje realizó varios delitos de bajo nivel para la mafia de Nueva Jersey antes de ser asesinado a balazos por Tony Soprano y sus amigos mientras lloraba al implorar por su vida.

Brancato y Armento, de 48 años, estaban bebiendo en un club nudista cuando decidieron irrumpir en el sótano del apartamento en busca de Valium, dijeron los fiscales.

Brancato declaró que no llegaron a entrar al apartamento. Alegó que conocía al dueño, un ex combatiente de la guerra de Vietnam, desde hace varios años. También dijo que tenía permiso para entrar y tomar los fármacos y otros medicamentos cuando quería, y que no sabía que el hombre había muerto a principios de ese año.

Dijo que las píldoras eran parte de un problema de drogas que empezó cuando probó la marihuana en el plató de "A Bronx Tale". Posteriormente se hizo adicto al crack y la heroína.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada