Albert Rivera no pierde la sonrisa cuando se le pregunta por Malú

Aunque el debate público en torno al político Albert Rivera ha venido girando tradicionalmente, sobre todo tras la reciente convocatoria de elecciones generales para el próximo 28 de abril, en torno a su condición de 'presidenciable' o por lo menos al papel tan determinante que jugará su partido, Ciudadanos, en la formación de un futuro gobierno, a lo largo de esta semana su nombre ha aparecido también con fuerza en la prensa del corazón a cuenta de los rumores que le vinculan sentimentalmente con la famosa cantante Malú.

Como publicaba hace dos días la revista Semana citando fuentes del entorno de la artista, la pareja disfrutaría estos días de una relación -de momento- informal y marcada por la discreción más absoluta. Además de guardar un silencio sepulcral por su comprensible deseo de proteger su ámbito más íntimo de las miradas indiscretas, el secretismo también se explicaría con su necesidad de "conocerse en profundidad" sin injerencias externas de ningún tipo.

Por desgracia para ellos, la noticia es ya de dominio público -o mejor dicho los rumores- y era solo cuestión de tiempo que a uno de los dos se le preguntara directamente sobre la veracidad de tales conjeturas. Ha sido el diputado catalán el primero en tener que lidiar con el revuelo mediático que han generado estas supuestas novedades sobre su vida sentimental -Rivera regresó a la soltería el pasado diciembre tras su ruptura con Beatriz Pajuelo- y lo cierto es que ha logrado sortear la cuestión sin perder la sonrisa o la compostura al ser abordado por un reportero a su llegada esta mañana a Madrid.

"Todo bien, muchas gracias", se ha limitado a contestar Albert Rivera cuando el periodista en cuestión ha querido conocer su opinión sobre el intenso debate que se ha formado sobre su vida amorosa, que parece haber servido para desviar momentáneamente la atención de su trayectoria política y convertirle -no sabemos por cuánto tiempo- en un personaje destacado de la crónica social. El departamento de comunicación de la formación naranja, como ha podido comprobar la propia revista ¡Hola!, ha dejado claro que no piensa contribuir a este intento de reconversión de su líder en una especie de socialité al informar al medio de que no les compete a ellos confirmar, desmentir y, en general, dar explicaciones sobre las 'historias de amor' que se le atribuyen a su líder, quien hace solo unos meses fue identificado erróneamente, por cierto, como el amor platónico de la mediática Tamara Falcó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes