Alejandro Sanz: 'Si el príncipe Felipe puede, todos podemos'

El cantautor madrileño alberga más dudas que certezas en lo que concierne al papel que jugará el todavía príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en cuanto sea coronado rey de España el próximo 18 de junio, pero al menos confía en que su "preparación y compromiso" le sirvan para afrontar con seguridad y determinación los numerosos retos que tiene por delante como jefe del estado, en una sociedad sacudida por la crisis económica y sumida en una profunda crisis institucional.

"No le conozco lo suficiente, pero sé que es un hombre comprometido y me parece que está bastante preparado. Su valía y el hecho de tener una imagen fiable en el exterior son dos grandes cualidades a su disposición, y creo que tiene una oportunidad única para imprimir un carácter diferente a la monarquía y reformar las funciones de la casa real. Pero, ¿será capaz de comprender que la gran tarea del monarca en el siglo XXI es demostrar cuál es su labor? Tampoco sé qué margen de maniobra tiene en realidad un rey para cambiar las cosas", reflexionó Alejandro Sanz en una entrevista a la publicación XL Semanal.

Al igual que lo ocurrido en los años de la transición con la implicación activa de don Juan Carlos en el proceso democrático, el famoso artista no duda en vincular de alguna forma el destino del pueblo español a los éxitos que, en el ejercicio de su cargo, tenga su más alto representante institucional. S

in embargo, Alejandro está seguro de que don Felipe se limitará primero a familiarizarse con sus labores protocolarias y meramente ceremoniales antes de liderar con firmeza los cambios que atravesará la corona española.

"Creo que Felipe VI se centrará primero en las responsabilidades relacionadas con su papel de embajador de nuestro país y representante público, en espera de que su trabajo dé frutos y la gente empiece a olvidarse un poco de la historia reciente de la casa real [los escándalos de corrupción y el deterioro de la imagen personal del actual monarca]. Al final creo que pasará lo que siempre ha pasado en la vida: si el nuevo rey es capaz, nosotros también lo seremos", apuntó.

Aunque podría sentirse de alguna forma identificado con el futuro Felipe VI al compartir año de nacimiento (1968), lo cierto es que Alejandro Sanz rechaza que la segunda década del siglo XXI vaya a ser precisamente aquella en la que cobren un protagonismo especial todos los que pertenecen a su generación, destacando que la construcción de una nueva España depende "de todos por igual".

"Dejemos de hablar de generaciones o de cambios generacionales. Viva la juventud, por supuesto, pero cualquiera que esté vivo debe aportar lo que tenga, todos por igual. Si me apuran, puedo decir que hay personas que ya no están vivas y que siguen siendo verdaderos referentes para todos, lo que ayuda bastante", se sinceró.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes