Arguyen que víctima de Polanski no debe alterar proceso

LOS ANGELES (AP). La víctima de Roman Polanski no debe solicitar el sobreseimiento del caso, que data de hace 32 años, porque alteraría el proceso contra el acusado, quien es prófugo de la justicia estadounidense, dijeron fiscales.

En un documento presentado el viernes ante la Segunda Corte Federal de Apelaciones de California, los fiscales del distrito de Los Angeles arguyeron que una reciente revisión constitucional pone claro los derechos de las víctimas, pero no les concede la atribución de determinar el resultado de los casos penales.

Los fiscales también solicitaron a la corte de apelaciones que rechace las solicitudes de Samantha Geimer, la víctima del cineasta francés de origen polaco, de que otro condado se ocupe del caso y se revele el reciente testimonio de otro ex fiscal.

Los fiscales arguyen que si se concede a la víctima el sobreseimiento se alteraría "fundamentalmente la forma del proceso en los casos penales". Para los fiscales, si las víctimas determinaran el resultado de los casos penales, éstos serían desechados mediante intimidación, coacción o presión pública.

En una petición presentada en marzo, Geimer solicitó a la corte de apelaciones que deseche el caso y emita los otros dictámenes del proceso.

La apelación de Geimer es independiente a una presentada por los abogados de Polanski, los cuales buscan la designación de un abogado defensor que investigue el proceder judicial, supuestamente inapropiado, en el caso.

La corte no ha fallado en torno a la apelación de Polanski.

Los electores de California aprobaron en 2008 que la constitución del estado incluyera derechos específicos de las víctimas, como facilitarles mayor información sobre los procedimientos penales.

Geimer ha buscado en diversas ocasiones el sobreseimiento del caso con el argumento de que el renovado interés de la prensa en el proceso la victimiza de manera repetida.

Polanski fue acusado en 1977 de aprovecharse de Geimer, entonces de 13 años, a quien dio champaña y un pedacito de la píldora sedante Quaalude antes de violarla en la casa del actor Jack Nicholson.

Las autoridades estadounidenses han intentado la extradición de Polanski, quien se encuentra en Suiza, para que un tribunal pueda sentenciarlo. El cineasta, ganador de un Oscar, es prófugo de la justicia de Estados Unidos, de donde huyó en 1978, en antelación a la lectura de la sentencia.

Polanski se encuentra en arresto domiciliario en su casa de campo en la lujosa localidad turística de Gstaad, en Suiza.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes