Asesina de Selena pierde apelación

HOUSTON ( AP). La mujer convicta de asesinar a la estrella tejana Selena perdió hoy miércoles una apelación en el Tribunal de Apelaciones Penales de Texas porque presentó su pedido en el condado equivocado.

Yolanda Saldívar pidió al tribunal que ordenara la tramitación de la apelación que incoó hace nueve años, pero los jueces fallaron que debió haberla presentado en el condado de Harris, donde fue procesada y condenada por el crimen de 1995.

Saldívar, quien cumple cadena perpetua, confesó el asesinato cometido en un motel de Corpus Christi.

Su juicio se trasladó a Houston, en el condado de Harris, y el tribunal de apelaciones dijo que una solicitud para apelar fue presentada indebidamente en el condado de Nueces en el 2000.

La corte de apelaciones también dijo hoy miércoles que la orden que Saldívar buscaba no era apropiada porque ella nunca mostró que la solicitud para su apelación fue al condado donde la hallaron culpable.

Saldívar fue originalmente acusada en el condado de Nueces. Su caso fue transferido al condado de Harris en 1995 y dos meses después la condenaron.

Según la corte de apelaciones, el caso no se transfirió de vuelta al condado de Nueces hasta el 2000. Saldívar, empero, ya había presentado allí una apelación dos meses antes, con lo que la misma es inapropiada, dijo la corte.

Saldívar, una ex enfermera certificada, ascendió de presidenta del club de fans de Selena a supervisora del negocio de ropa de la cantante Selena Etc. Sin embargo, la familia de Selena señaló que estaba malversando miles de dólares y le advirtió que llamaría a la policía.

Los fiscales dijeron que Saldívar le disparó deliberadamente a Selena en 1995 luego que la cantante fue al motel a confrontarla sobre las acusaciones de su familia.

Saldívar dijo que tomó el revólver calibre .38, lo puso en su propia cabeza y le dijo a la cantante que se fuera del cuarto. Cuando Selena se negó y se acercó a la puerta, Saldívar dijo que el arma se disparó mientras ella gesticulaba con la misma en la mano.

Tras el tiroteo, Saldívar mantuvo a la policía a raya por nueve horas y media frente al motel Corpus Christi Days Inn, apuntándose la cabeza con la pistola y gimiendo que iba a suicidarse.

En 1998, un tribunal de apelaciones rechazó argumentos según los cuales los fiscales habían forzado su confesión, que un jurado potencial fue desestimado incorrectamente y que los jurados nunca se enteraron de los antecedentes delictivos de un testigo. Un año después, la Corte de Apelaciones Penales se negó a concederle un nuevo juicio.

Saldivar tendrá derecho a libertad condicional en el 2025.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes