Ayda Field revela los trapos sucios de su historia de amor con Robbie Williams

Cuando la actriz Ayda Field se cruzó en el camino de Robbie Williams, la vida del cantante dio un giro radical: los romances de una noche y las fiestas desenfrenadas se acabaron y el antiguo chico malo se convirtió en un devoto hombre de familia casi de la noche a la mañana.

Desde entonces, él no se ha cansado de repetir lo mucho que le debe a su esposa y madre de sus dos retoños por haberle ayudado a lidiar con sus adicciones o la persona tan increíble que es más allá de su evidente atractivo físico.

De hecho, el cantante disfruta tanto de su compañía, que ambos se han embarcado juntos en su último proyecto televisivo participando como jueces en la nueva temporada el concurso 'The X Factor'.

Lo que probablemente no esperaba la estrella de la música es que, en lugar de servir para que se divirtieran lejos de sus responsabilidades domésticas, el tiempo que están pasando juntos sirviera para desenterrar los trapos sucios del pasado que él probablemente creía ya olvidados o, al menos, perdonados. Y es que los inicios de su historia de amor no fueron tan idílicos como parecía debido a las dudas de Robbie, que llegó a romper su relación hasta en dos ocasiones."Rob me hizo pasar por mucho, me dejó hasta en tres ocasiones.

Qué mala persona, sé que es lo que todos estamos pensando", ha explicado Ayda en el episodio de este domingo después de escuchar una versión al piano especialmente emotiva del tema 'Say You Love Me' (Dime que me quieres) de Jessie Ware, interpretada por una joven de 18 años llamada Chloe Jane McAllister que consiguió devolverle a la memoria todas las ocasiones en que su ahora marido le rompió el corazón.

"Me parece que has estado maravillosa y he podido sentir perfectamente tu angustia. De hecho, me he identificado tanto con ella que esta noche Robbie va a dormir en el sofá porque me ha recordado lo mal que se portó conmigo".

El cantante, por su parte, decidió no hacer referencia al comentario de Ayda, probablemente para no tensar más su situación, y en su lugar se limitó a aplaudir la buena técnica de la concursante: "Yo tengo una hija de cinco años llamada Theodora Rose Williams; es todo mi mundo y todos los viernes la acompaño a clases de piano. Mientras te veía no pude evitar que me recordaras a ella y quiero demostrarle lo que puede llegar a conseguir si se lo propone y practica, porque tú eres la persona que ella aspira a ser".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes