Azealia Banks se encara con un fotógrafo a la salida del juzgado

La siempre polémica Azealia Banks hizo gala de un comportamiento modélico durante su comparecencia ante el juez este martes para defenderse de los cargos por un delito menor de asalto y conducta desordenada, después de que el 16 de diciembre del año pasado mordiera a una portera del club de Manhattan 'Up&Down' por no permitirle la entrada al local al ser incapaz de reconocerla.

Sin embargo, la rapera no fue capaz de seguir manteniendo la compostura a la salida del juzgado y no dudó en encararse con uno de los fotógrafos que allí la esperaba cuando este trató de avisarla de que su coche ya había llegado para trasladarla a casa.

"Eres un mi**da, eres un maldito capu**o", le espetó airada la artista, a lo que el hombre no tuvo ningún reparto en responderle con ironía: "No hay de qué".Al menos en esta ocasión la intérprete no ha recurrido a la violencia física, como sí hizo en marzo mientras abandonaba el mismo edificio, momento en el que abofeteó a varios de los reporteros gráficos.

Azealia debería haber comparecido el pasado 25 de septiembre en el marco del mismo caso, pero no se presentó a su cita con la justicia porque, según informó su representante legal, había perdido un vuelo de Los Ángeles hasta Nueva York. El juez ya había advertido a la artista que de faltar a una nueva sesión, después de no aparecer en otra por motivos de salud, podría acabar en prisión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada