Becky G y Sebastian Lletget: la pareja que se cuida unida permanece unida

Seguro que muchos jóvenes se han sentido identificados con el último vídeo que ha compartido en su perfil de Instagram el futbolista Sebastian Lletget, en el que aparece en plena sesión de belleza por cortesía -o por orden- de su chica, Becky G.

Bien sea por puro aburrimiento o porque de verdad quiere inculcar a su pareja la importancia de seguir una rutina concreta para el cuidado de la piel, la cantante aprovechó una de las noches de su fin de semana para iniciar al deportista en las bondades de las populares mascarillas faciales.Una vez superada la sorpresa inicial de verse con la cara tapada, a excepción de la boca y los ojos, Sebastian pareció encontrarle la gracia al asunto, hasta el punto de que no dudó en compartir la situación con todos los seguidores de la esfera virtual. En lo que parecía ser una especie de 'venganza' contra su chica por ser quien tuvo la idea en un primer lugar, también obligó a su famosa novia a aparecer en el vídeo mostrando una imagen mucho menos glamurosa de lo que es habitual en ella.

"Ven aquí, ven aquí, ¡déjame ver qué aspecto tienes!", le anima el futbolista desde la cama, mientras se escucha de fondo a la cantante gritando: "¡Qué aspecto más extraño! No tengo cejas", antes de presentarse ante la cámara en pijama y con su propia mascarilla puesta.Tal y como se apresuraron a apuntar varios de sus fans en la sección de comentarios de la publicación, los dos jóvenes no dejaban de tener un aspecto algo siniestro que recordaba al del mítico asesino en serie Jason de las películas 'Viernes 13', una comparación muy oportuna con la celebración de Halloween cada vez más cerca, que quizás sirva a la pareja de inspiración para sus disfraces.

Al margen de lo divertido de la situación, este vídeo también ha servido para confirmar que Becky y Sebastian siguen tan enamorados como antes después de pasar una temporada considerable sin hacer mención al otro en sus respectivas cuentas de Instagram. Gran parte del mérito de que su noviazgo haya sobrevivido a sus apretadas agendas profesionales se debe al hecho de que ambos provienen de familias latinas con unos valores compartidos muy sólidos.

"Creo que es diferente salir con un chico latino que con uno que no lo es, porque no hay nada más especial que estrechar lazos en base a la cultura, al hecho de que tenemos rasgos comunes como lo unidos que estamos a nuestras familias. Él es una persona que cuida mucho a los suyos, un apasionado de su trabajo, de sus relaciones personales, de su familia, y esa es una de las cosas que más me gustan de un chico.

Además, no es fácil encontrar a un hombre joven [Sebastian tiene 24 años y Becky 20] que no tenga miedo alguno a confesar abiertamente sus sentimientos. Y para él, eso es algo que le resulta natural y yo le adoro por ello", confesaba en su momento a la revista Latina.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes