Ben Affleck abandona la casa que compartía con Jennifer Garner

Aunque ambos han escenificado en más de una ocasión que su separación de hace dos años no ha logrado quebrantar la estabilidad familiar de la que han venido haciendo gala junto a sus tres hijos -Violet (11), Seraphina (8) y Samuel (5)-, los actores Ben Affleck y Jennifer Garner ya han dado un paso más en lo que a la disolución de su matrimonio se refiere, ya que tras iniciar los trámites legales para formalizar el divorcio hace unas semanas, ahora el intérprete ha abandonado definitivamente la casa familiar que compartía con su exmujer y sus retoños para mudarse a su nueva vivienda de soltero.

"La casa familiar es para Jen y los niños, no habrá nada de Ben en la propiedad a partir de ahora, pero todos están bien. De hecho, los chicos ya han estado en la nueva casa de Ben y les ha encantado", asegura una fuente a la revista People, en la que también se detalla hasta qué punto el exmatrimonio se ha empleado en hacer de la transición un proceso lento y progresivo para que sus pequeños pudieran asimilar la nueva situación de la mejor forma posible.

"No querían alarmar a los chicos en ningún momento o hacerles sentir que Ben iba a desaparecer de sus vidas, así que se ha ido llevando sus cosas poco a poco, con el objetivo de entrar a vivir definitivamente en su nueva casa esta semana. Ninguno de los dos quiere que los niños vean que su rutina diaria se ha visto afectada por la separación, por eso irán a visitar a su padre con frecuencia y pasarán mucho tiempo con él", explica el mismo informante.

Durante los dos años en los que han estado separados, que se han visto definidos tanto por los rumores de que ambos habrían intentado solventar sus diferencias para salvar el matrimonio, como por la estancia del artista en una clínica de rehabilitación para superar su adicción al alcohol, Ben Affleck ha estado viviendo en la casa de invitados que forma parte del amplio complejo residencial de la expareja, además de acompañar a su exmujer y a sus tres hijos en todos los viajes vacacionales que les han servido para mantener intacta la dinámica familiar.

"Todo va a seguir como hasta ahora, se irán todos juntos de vacaciones y tratarán de juntarse los cinco para hacer toda clase de actividades. En el fondo nada ha cambiado desde que se confirmara la separación hace dos años, al margen de que ahora cada uno vaya a vivir en su propia casa. Jennifer y Ben continúan siendo buenos amigos y todo este proceso se está llevando a cabo con absoluta cordialidad. No ha habido disputas ni discusiones sobre los bienes de la propiedad", revela el confidente a la misma publicación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes