Benicio del Toro: el Oscar me abrió las puertas

MADRID (AP). Cuando el actor puertorriqueño Benicio del Toro se ganó en el 2001 el Oscar por su papel en la película "Traffic", las puertas comenzaron a abrirse para que pudiera hacer proyectos más complejos, como el que estrena este año sobre el líder revolucionario Ernesto "Che Guevara.

"El Oscar abre puertas, sube el caché y ayudó económicamente a hacer 'Che'", declaró Del Toro, durante la presentación de la cinta "El argentino" en Madrid, según reseña Europa Press.

El actor, premiado en el Festival de Cannes por esta interpretación, indicó que la presencia del director Steven Soderbergh fue el segundo factor que ayudó a que se lograra el proyecto.

"El argentino" es la primera de dos partes sobre la vida de Guevara. En ésta se sigue su trayectoria ascendente en la revolución cubana, desde sus comienzos como médico, hasta convertirse en comandante del ejército rebelde contra la dictadura del general Fulgencio Batista.

También incluye el discurso del Che en la ONU en 1964, "una imagen muy poderosa como para no usarla", dijo Soderbergh.

"No se podía crear 'suspense', porque ya se sabe que ganaron la revolución. Por eso utilizamos lo que no se sabe, su ideología, las batallas y el discurso en Naciones Unidas", señaló el también director de "Sexo, mentiras y cintas de vídeo".

La segunda parte, "Guerrilla", está basada en un 90% en el diario del líder mientras estuvo en Bolivia y relata su último año de vida. Aún no tiene fecha de estreno.

Soderbergh indicó que a pesar de las puertas que se abrieron, no logró el respaldo de Hollywood, pero eso "no me sorprendió".

"El 'Che' está rodada en español (por respeto a él), por el personaje y por la escala del proyecto, cuando en Hollywood sólo dedican dinero para películas como ésta pero que hablan de personajes blancos", subrayó.

A su juicio, en los grandes estudios veían la iniciativa "como una película sobre latinos, corriendo y pegando tiros por la selva".

No obstante, lograron salir adelante con su realización.

Del Toro contó que para meterse en la piel del médico, guerrillero y revolucionario no se fijó como meta parecerse tanto físicamente a él, sino "entender el porqué" de sus actos.

"Se trataba de entender las escenas, cómo era él y hacerlo", por lo que pasó unos siete años investigando su vida y leyendo sus libros.

Reconoció que estuvo "cubierto de miedo por la responsabilidad", pero enfatizó que quiso hacer "un Che como Benicio".

"No quería ser rígido pensando en cómo lo haría el Che. Lo más importante fue liberarme, para no ser como un robot o una marioneta', afirmó el actor mientras fumaba un habano y destacaba que quedó sorprendido con la energía del Che. "Tenía una motivación muy fuerte", dijo al recordar que el personaje padecía asma, pero eso no lo limitaba en su empeño.

Soderbergh, por su parte, precisó que el Che era "una herramienta dura", por lo que no quiso hacer "una película poema, sino una película como un cuchillo: directa y dura".

"Todos los días luchaba por una sociedad justa", indicó.

Después de poner tantas energías y trabajo en estas películas, Del Toro confesó que para "vaciarse", se embarcó de inmediato en un nuevo proyecto: "El hombre lobo", que se filma en Inglaterra.

"Un clavo saca a otro... He tenido suerte y he trabajado en proyectos que estimulan", precisó el actor, quien considera que ser actor es como ser zapatero. "Ambos construyen algo".

El elenco de "El argentino" lo complementan Demian Bichir, Elvira Mínguez, Jorge Perugorría, Rodrigo Santoro, Unax Ugalde, Santiago Cabrera, Edgar Ramírez, Víctor Rasuk, Armando Riesco, Catalina Sandino y Yul Vázquez.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada