Berlusconi exige disculpa pública de su esposa

ROMA (AP). Ante la amenaza de un divorcio, el primer ministro Silvio Berlusconi dijo hoy lunes, según dos diarios, que no sabe aún si desea reconciliar su matrimonio y exigió una disculpa pública de su esposa.

La actriz Verónica Lario confirmó el domingo que trata de divorciarse de Berlusconi por su constante coqueteo con jovencitas. Han estado juntos desde 1980, se casaron en 1990 y tienen tres hijos de más de 20 años, pero llevan vida aparte desde hace varios años.

Los principales editores de los diarios Corriere della Sera y La Stampa dijeron el lunes en sendos artículos que hablaron con Berlusconi y el primer ministro dijo que se siente muy disgustado por las revelaciones que hizo Lario de que desea separarse.

"Veronica tendrá que disculparse conmigo públicamente. Y no sé si eso será suficiente", señaló Berlusconi, según Corriere.

El diario de Milán dijo que cuando le preguntó a Berlusconi si pensaba que iba a reconciliarse con su pareja de casi 30 años de relación, el primer ministro respondió: "No lo creo. No lo sé si lo deseo en este momento".Berlusconi expresó con desagrado que estaba fastidiado con su esposa, al decir: es "la tercera vez en una campaña electoral que hace este tipo de bromas sobre mí".Las quejas que Lario hizo la semana pasada sobre el flirteo de su esposo con mujeres jóvenes fue en momentos en que el primer ministro conservador trata de mantener el partido Libertad Popular ante las elecciones del parlamento europeo.

Berlusconi también tiene dos hijos de un matrimonio previo.

El primer ministro dijo que su esposa al parecer creyó en las versiones periodísticas de que planeaba patrocinar a tres bailarinas jóvenes como candidatas en las elecciones europeas.

"Estamos hablando de tres jóvenes talentosas entre 72 candidatos", destacó Berlusconi en declaraciones a Corriere. "¿Y que hay de malo si también son simpáticas?", exclamó.

Lario, una mujer muy atractiva que por lo general le rehuye a la atención que captan el cargo y la fortuna de su esposo, comentó la semana pasada que estaba indignada porque su esposo asistió a la fiesta de cumpleaños de la hija, de 18 años, de un amigo en Nápoles.

Afirmó que Berlusconi nunca estuvo presente en las fiestas de sus propios hijos cuando cumplieron 18 años.

"Estoy preocupado y disgustado", dijo el primer ministro según La Stampa por el deseo de Lario de hacer público un divorcio. "He tratado de salvar una difícil situación por el amor a los hijos, pero ahora se acabó. No veo las condiciones por las que habría de continuar", sentenció.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes