Billie Eilish no ha nacido para llevar las uñas largas

El estilo predominante en el mundo de la manicura en los últimos años, al margen de ciertas modas puntuales como las 'furry nails' que consistía en sustituir el esmalte por postizos de pelo en miniatura, han sido las uñas afiladas.

Las celebridades, una vez más, han llevado esa tendencia al extremo al convertir sus dedos en verdaderas armas letales y algunas de ellas, con la joven Billie Eilish, han aprendido de la peor manera posible lo peligrosa que puede llegar a ser.

Este martes la cantante ha recurrido a sus redes sociales para dejar claro que no volverá a sucumbir a la tentación de los acrílicos después de arrancarse por accidente la uña postiza que llevaba en el dedo anulara y perder también la mitad de la suya en el proceso.

"De acuerdo, ahora ya SÍ que me he hartado de esta manicura", ha afirmado junto a una imagen en la que muestra la herida que le ha quedado donde antes estaba la mitad de su uña.

Hace unos días la intérprete que antes de descubrir la magia de las manicuras recurría a los anillos para disimular sus manos, uno de sus grandes complejos ya mostró en esa misma plataforma el agujero que se había hecho literalmente en la palma de la mano al clavarse otra de sus uñas.

Con esos antecedentes, su decisión parece desde luego la más acertada.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes