Bisbal demanda a dos dominicanas por extorsión

SANTO DOMINGO (AP). El cantante español David Bisbal demandó hoy miércoles a dos dominicanas que supuestamente intentaron extorsionarlo tras conseguir acceder a su correo electrónico y pedir dinero para no divulgar su contenido.

De acuerdo con la querella formulada por los abogados del artista ante la Fiscalía, Bisbal demandó a Massiel Pérez Sarraf y Patricia Molina, a quienes exige una indemnización de 60 millones de pesos (unos 1,7 millones de dólares).

La acusación plantea que el artista ha sufrido enormes consecuencias cuya reparación, "conservadoramente", se puede evaluar en la citada suma.

El caso se destapó en enero pasado y de acuerdo con las investigaciones policiales las "piratas cibernéticas", quienes están en libertad condicional, lograron acceder el correo que el artista usa habitualmente para intercambiar mensajes con su casa discográfica.

Según la policía, Pérez Sarraf y Molina le exigieron a Bisbal depositar una suma de 80,000 euros (más de 106,000 dólares) en el Banco Sabadell de España a cambio de no difundir por Internet informaciones, grabaciones y fotografías íntimas suyas.

"Mi preocupación real y mi miedo no era saber exactamente de cuánta información disponían", reconoció el cantante en un comunicado hace varios meses.

"Esto era un riesgo muy importante, pues como consecuencia de estos hechos delictivos podían tirar por tierra todo el trabajo de mi nuevo proyecto discográfico", agregó.

El intérprete de "Bulería" decidió denunciar lo ocurrido ante un juzgado de Almería, su ciudad natal en el sur de España, y durante una visita reciente a República Dominicana con motivo de los premios Casandra aprovechó para constituirse en actor civil y demandar a las mujeres.

Incluso, Bisbal acudió a la jefatura policial para agradecer a los oficiales por el rápido desempeño en su caso.

El artista fue recibido por el propio jefe de la policía, mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín, con quien salió fotografiado en diferentes medios locales.

Según documentos, el cantante plantea que en horas de la madrugada del 18 de noviembre del 2008 recibió un correo electrónico anónimo en el que se le advertía que todas sus direcciones electrónicas habían sido interceptadas y que la solución consistía en una remuneración de 80,000 euros.

Los mensajes en los que supuestamente se le amenazó al artista divulgar asuntos privados si no entregaba el dinero iban acompañados de otros en el que se le daban instrucciones respecto al depósito de la suma en varias cuentas bancarias en el extranjero.

Las autoridades notificaron de la querella a Pérez Sarraf y Molina y se proponen acusarlas formalmente ante los tribunales por presunta extorsión, a los fines de que respondan por los cargos.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada