Blake Lively fue ignorada cuando denunció el acoso de un maquillador

A raíz de la salida a la luz del caso Weinstein, el poderoso productor caído en desgracia, muchas otras actrices se han atrevido a compartir los casos de acoso que han presenciado o experimentado en sets de rodaje o en los procesos de audición, revelando así al público la cara menos amable de la meca del cine.

Para Blake Lively -que saltó a la fama gracias a la serie 'Gossip Girl'- su peor experiencia en la industria sucedió durante la grabación de una de sus películas, cuando uno de los maquilladores comenzó a hacer gala de una conducta que pasó de resultarle únicamente incómoda a cruzar la línea de lo espeluznante.

"Decía cosas muy inapropiadas, e insistía en aplicarme el carmín de labios con los dedos. Una noche me quedé a dormir en el lugar donde rodábamos y, cuando me desperté, estaba grabándome. Estaba completamente vestida, pero eso no importa, se trató de un comportamiento voyeurista y perturbador", recuerda la intérprete en una entrevista a Los Angeles Times.

Aunque ella sí se atrevió a denunciar lo sucedido a los productores de la cinta, a diferencia de otras artistas que optan por mantenerse en silencio por miedo a las consecuencias, sus acusaciones no fueron tomadas en serios. Lo peor de todo fue que esas mismas personas sí se indignaron cuando en una ocasión el perro de la actriz hizo sus necesidades en el set.

"Me dijeron: 'Esto es muy serio y no puede volver a suceder'", explica indignada.

En respuesta, Lively contrató a un abogado para que se abriera una investigación respecto a lo ocurrido entre el maquillador y ella, que acabó con el despido de este. Sin embargo, desde producción le escribieron igualmente una carta de recomendación muy positiva para acallar cualquier posible escándalo, sin importarles lo que hubiera podido sufrir la actriz.

Su esperanza ahora es que confesiones como la suya o las de otras estrellas -Ashley Judd, Angelina Jolie o Gwyneth Paltrow ya han hablado en contra de Weinstein- sirvan para concienciar a la sociedad del trato denigrante que aún deben soportar muchas mujeres en sus lugares de trabajo.

"Es muy importante que todas las mujeres estén furiosas. Es vital que se produzca un levantamiento; que no nos quedemos paradas y que no nos centremos en una o dos o tres historias concretas. Es importante que pensemos a nivel global y que digamos: 'Esto es inaceptable'", aseguraba en sus redes sociales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes