Calvin Harris, Katy Perry y Nicki Minaj unen fuerzas

Cuando se hizo público que Calvin Harris había reclutado a Katy Perry y a la rapera Nicki Minaj para uno de sus nuevos temas, la cantante Taylor Swift debió de echarse a temblar ante la posibilidad de que su exnovio, con quien ha protagonizado sus más y sus menos tras la ruptura de su relación de un año y medio en verano de 2016, decidiera dedicarle una de esas canciones cargadas de indirectas que ella ha convertido en su sello de identidad.

Sin embargo, y pese a que sus tres grandes enemigos del mundo de la música se hayan aliado, parece que la intérprete de 'Blank Space' no tiene nada que temer porque la canción en cuestión, titulada 'Soft Lips', no incluye aparentemente ninguna referencia a su persona.

"Nicki Minaj y Katy Perry ya han dejado ver algo de 'Soft Lips' en sus redes sociales. Aunque la letra de la canción no sea sobre Taylor, no es ninguna coincidencia que estos tres artistas se hayan aliado. Los tres han tenido peleas de gran repercusión mediática con Taylor y para ella no pasará desapercibido", ha relatado una fuente al diario Daily Star.

La historia de Taylor con el trío de artistas ha sido larga y complicada. Con Calvin Harris mantuvo un noviazgo idílico que acabó de la peor manera posible debido a lo rápido que ella pasó página con el británico Tom Hiddleston y la autoría de la canción del escocés 'This Is What You Came For', en la que Taylor reveló -solo tras su ruptura- que ella había participado como compositora utilizando un pseudónimo.

En el caso de Nicki Minaj, su enfrentamiento público se debió a un 'malentendido' después de que la rapera denunciara en Twitter que no había sido nominada a los MTV Video Music Awards en 2015 por el vídeo de 'Anaconda' porque este no estaba protagonizado por mujeres delgadas, algo que Taylor se tomó como una indirecta a su videoclip 'Bad Blood' en el que aparecían sus amigas modelos y a lo que no dudó en responder en la esfera virtual lamentando verse atacada por una artista a la que siempre había respetado y apoyado.

Las dos cantantes enterraron el hacha de guerra -al menos de cara al público- actuando juntas en la ceremonia de premios y dando así por finalizada la batalla. En cuanto a Katy Perry, su enemistad viene de lejos y parece no tener solución. De ser íntimas, pasaron a detestarse por culpa del cantante John Mayer -ambas salieron con él, Taylor primero-, tras lo cual la cantante de 'I Kissed a Girl' habría intentado robarle a la de Nashville parte de su cuerpo de bailarines antes de un importante concierto.

La colaboración de Katy con Nicki Minaj y Calvin Harris coincide con el lanzamiento del nuevo álbum de la primera, quien ya ha dejado claro que no habría ninguna canción dedicada a su conocida archienemiga. "Para empezar no debería ni contestar a la pregunta de si ['Bad Blood'] es sobre mí. Creo que mi nuevo álbum es un disco lleno de poder. No hay ninguna referencia a cualquier otra persona", atajaba Katy hace unos días en una entrevista a Entertainment Weekly.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes