Carlos Baute y Astrid Klisans disfrutan de una paternidad ¨más relajada¨

El matrimonio formado por el cantante Carlos Baute y Astrid Klisans ha puesto de manifiesto que la actual temporada navideña es sin duda la más emotiva y especial de todas las que han vivido desde que pasaran por el altar hace ya cinco años, ya que en estos momentos ambos pueden presumir del sinfín de satisfacciones que se desprenden de tener ya en casa a esa anhelada "parejita" con la que venían soñando desde los comienzos de su relación.

"Pues nos sentimos tremendamente felices con la llegada de la pequeña Liene, es el mejor regalo de Navidad que hemos podido recibir. La verdad es que la estamos disfrutando muchísimo...", ha explicado la también arquitecta en el primer posado oficial de los orgullosos padres junto a su primogénito Markuss y la recién nacida Liene.

"Y es una suerte tener a la parejita, porque el papá quería a su niña. Siempre dices que lo importante es que, venga quien venga, que lo haga con salud, pero la parejita es como una bendición, porque ya conoces los dos amores, el amor del niño y el de la niña", ha añadido el intérprete venezolano en el reportaje que han concedido a la revista ¡Hola!Irradiando un optimismo y alegría aún más intensos que de costumbre, los dos enamorados también han reflexionado sobre las diferencias entre ser padres por primera vez y recibir a un segundo retoño con la "tranquilidad" que se deriva de haber vivido ya la experiencia.

"Es una paternidad más relajada, más tranquila. No es que nos hayamos convertido en unos expertos, pero si te sientes con menos miedos. Se disfruta mucho más porque estamos hablando de sensaciones que ya has vivido antes y reaccionas con más naturalidad", han confesado los orgullosos papás.Además de tener la impresión de que han sido tocados por la diosa fortuna en lo que al sexo de sus respectivos retoños se refiere, Carlos y Astrid también le están muy agradecidos a la vida por haberles brindado dos niños de carácter afable que, según las pistas que ya han ido dejando pese a su corta edad, disfrutarán de una relación fraternal muy estrecha y llena de cariño.

"La primera reacción de Markuss al ver a Liene fue como de sorpresa, yo creo que no entendía que era una personita, y cuando [Liene] empezó a llorar se le quedó mirando con mucha curiosidad, y luego quiso tocarle súper duro. Entonces tienes que tener cuidado porque no le quieres regañar, sino corregirle en positivo. Pero al cuarto día ya le estaba dando cariño, no sabe besarla bien, pero le pone la cabeza. El otro día me trajo una mantita y un chupe para ella y tuvo gestos super bonitos. Y como ella es tan tranquila, nos permite vivir esta experiencia con él y sin que nadie le baje de su trono", ha revelado Astrid.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes