Carlos Baute y Édgar Ramírez redoblan su ofensiva contra Nicolás Maduro

Numerosos rostros conocidos del mundo de la cultura y el espectáculo han alzado la voz en los últimos meses para condenar la falta de libertades y garantías democráticas que ha venido sufriendo Venezuela, especialmente durante la presidencia de Nicolás Maduro, pero nadie ha sido en este sentido tan activo en las redes sociales como el cantante Carlos Baute y el actor Édgar Ramírez, antichavistas declarados.

De hecho, con motivo de la última de las muchas concentraciones que han llevado a los venezolanos a echarse a la calle estos meses -a pesar del riesgo que para sus vidas entraña a día de hoy protestar pacíficamente contra el gobierno-, los dos intérpretes quisieron mostrar su solidaridad con los manifestantes a través de las redes sociales al tiempo que arremetían duramente contra el régimen por la violencia con la que reprime a sus propios ciudadanos.

"Somos millones por el cambio. Los venezolanos queremos democracia, en un país libre, un país sin un narcorégimen, un país reconciliado... Renuncia, Maduro, ¡¡asesino, cobarde!! ¿Cuántas más víctimas necesitas de tu pueblo? Cómo puedes ignorar que Venezuela te desprecia...", le dedicó el famoso cantante, afincado desde hace años en Madrid, a través de su perfil de Instagram.

Haciendo uso de un lenguaje algo más sosegado pero igualmente contundente, el astro de Hollywood no dudó en referirse a la manifestación del pasado sábado como un ejemplo inconfundible de que Venezuela no estaría dispuesta a seguir tolerando el autoritarismo del que, a su juicio, ha venido haciendo gala el ejecutivo al acumular cada vez más poder en detrimento de otras altas instituciones del estado.

"Venezuela está en la calle una vez más exigiendo un cambio impostergable. Ejerciendo una voluntad democrática que la represión, la violación de los derechos humanos y la muerte solo han fortalecido. El gobierno no midió que con su abuso de poder, su pretensión, su arrogancia y especialmente su incompetencia crearía las condiciones para un descontento general incontenible que hoy va más allá de cualquier discusión política e ideológica. El día a día en mi país es mucho más asfixiante que las nubes de gas lacrimógeno que ha tenido que soportar nuestro pueblo durante estos 50 días de protesta. La voluntad de cambio en Venezuela es irreversible", reza el esperanzador alegato que lanzó Édgar desde la red social.

De momento, la represión de las fuerzas de seguridad ante esta última ola de revueltas y malestar ciudadano -similar en intensidad a la cadena de manifestaciones que se celebraron por estas fechas en 2014- ha dejado como fatídico resultado un balance de 43 muertos, muchos de ellos jóvenes como Armando Cañizares Carrillo: un prometedor músico de la Orquesta Sinfónica Simón Bolivar, de tan solo 18 años.

Su muerte fue, además de una violación flagrante de los derechos fundamentales, el detonante del comunicado que emitió días después el director de la citada agrupación, el prestigioso Gustavo Dudamel, para condenar el asesinato y exigir al gobierno que renunciara a la represión para iniciar un proceso de diálogo que cierre finalmente las heridas del país.

"Mi vida entera la he dedicado a la música y al arte como forma de transformar las sociedades. Levanto mi voz en contra de la violencia y la represión. Nada puede justificar el derramamiento de sangre. Ya basta de desatender el justo clamor de un pueblo sofocado por una intolerable crisis. Históricamente el pueblo venezolano ha sido un pueblo luchador pero jamás violento. Para que la democracia sea sana debe haber respeto y entendimiento verdadero", reza parte del texto que compartió a principios de mayo en sus redes sociales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes