Carrie Underwood quiere desconectar del trabajo en Halloween

La cantautora Carrie Underwood está deseando que llegue el último fin de semana del mes de octubre, en el que se celebrará en todo el mundo anglosajón la tradicional fiesta de Halloween, para poder evadirse por unos días de sus compromisos profesionales y centrarse exclusivamente en su faceta de madre, por lo que se encargará junto a su hijo Isaiah (20 meses) -fruto de su matrimonio con Mike Fisher- de todos los preparativos relativos a la noche más terrorífica del año.

"No voy a mentir, a veces se me hace muy duro combinar el trabajo con las responsabilidades que tengo como madre. Son retos a los que me tengo que enfrentar todos los días, así que estoy encantada de poder pasar ese fin de semana únicamente con mi familia, dedicándome a buscar disfraces para todos y saliendo con mi hijo a por caramelos", confesó al portal de noticias E! News.

Aunque la estrella de la música country asegura que su pequeño se comporta excepcionalmente bien cada vez que tiene que recorrer Estados Unidos junto a su madre en el autobús que utiliza para sus giras, al mismo tiempo no puede evitar sentirse algo "culpable" por tener que someter a su hijo a desplazamientos tan largos y de alguna manera forzarle a adaptarse a su agenda profesional.

"La verdad es que a veces me siento culpable de que la vida de mi hijo sea así: en épocas determinadas vivimos en un autobús como si fuéramos nómadas, y el hecho de encontrarnos constantemente en medio de la nada no es precisamente algo glamuroso. Pero por otro lado también nos lo pasamos muy bien juntos en la carretera. Me ayuda a prepararme y se porta fenomenal. De verdad que me alegra los viajes con su presencia y esa felicidad que desprende siempre", aseveró.

Teniendo en cuenta la gran carga de obligaciones que definen su día a día, Carrie ha aprendido finalmente que su marido y ella no pueden siempre encargarse de todas las necesidades de su primogénito y ya no duda en pedir ayuda a sus seres queridos para que la vida cotidiana le sea más llevadera."Hay que pedir ayuda. Para mí ha sido muy duro aceptar que no puedo hacerlo todo yo, pero he aprendido la lección", sentenció.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes