Casa navideña de Snoopy se salva en California

COSTA MESA, California, EE.UU. (AP). Jim Jordan creó una exposición navideña de los personajes de Charles Schulz hace más de 40 años en su casa en el sur de California y visitarla se convirtió en una tradición para decenas de miles de personas.

Las familias llegaban al suburbio de Costa Mesa en el condado de Orange para beber cidra de manzana y compartir la muestra con sus hijos entre luces de navidad, nieve artificial y un Santa Claus (Papá Noel) que descendía por una chimenea. La atracción se volvió tan popular que llegaban autobuses con visitantes y grupos escolares a la casa de la infancia de Jordan.

Cuando Jordan perdió su casa por incumplir con el pago de su hipoteca parecía que la magia había muerto, hasta que la ciudad intervino para salvar la Navidad.

Hace una semana las autoridades de Costa Mesa ofrecieron montar la muestra en un jardín fuera del Ayuntamiento de la Ciudad. El martes encendieron las luces en una ceremonia llena de canciones navideñas a la que asistió una gran cantidad de familias con niños y cámaras. Santa llegaría más tarde y se aparecerá todas las noches del 18 al 23 de diciembre.

La medida salvó el espectáculo navideño, que de acuerdo con Jordan atrae a unas 80,000 personas para ver a los personajes de Carlitos y a Santa entre casitas de colores y otras creaciones en un área de 60 metros (200 pies).

"Esto ha sido como una película de Frank Capra, siento que estoy a la mitad de 'It's a Wonderful Life'", dijo Jordan a la gente reunida a pesar del frío haciendo referencia a la cinta clásica de 1946 sobre la Navidad.

En algunas casas de Orange la tradición de visitar la muestra se ha pasado de una generación a otra y aquellos que crecieron yendo a la "Casa de Snoopy" llevan ahora a sus hijos.

Jordan, de 59 años, dijo que comenzó el proyecto cuando era adolescente en la casa amarilla de un solo piso donde creció. Poco a poco amplió la muestra hasta que llegó a proporciones enormes, con Charlie Brown patinando sobre hielo, Schroeder tocando el piano y Lucy viéndose hermosa.

"Mi esposa dice que soy un Walt Disney frustrado", dijo entre risas.

La vecina Tara Talbott se sintió aliviada cuando supo que la tradición se mantendría, aunque fuera en una nueva locación.

"Es tan especial para nosotros", dijo Talbott . "Es muy especial para todo el vecindario".La ciudad de 110,000 habitantes recibió más de 1,000 dólares en donaciones que ayudarán a cubrir el gasto de electricidad del espectáculo calculado en 1,800 dólares dijo Bill Lobdell vocero de la ciudad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada