Charlie Hunnam empezó a entrenar para defenderse de los matones

ETIQUETAS

Al igual que otros muchos otros intérpretes que han centrado sus carreras en el género de las películas de acción, el actor inglés Charlie Hunnam tiene que someterse a largas e intensas jornadas de gimnasio cada vez que se prepara para el rodaje de un nuevo largometraje, como ha sido el caso de su más reciente estreno, 'El Rey Arturo: la leyenda de la espada', el último proyecto del cineasta Guy Ritchie.

Sin embargo, como revela ahora el propio artista, su afición por la actividad física comenzó mucho antes de que decidiera probar suerte en el mundo de la interpretación, ya que durante su niñez y adolescencia Charlie no tuvo más remedio que entrenarse a diario para ganar fuerza y poder defenderse así de aquellos chicos que se metían con él tanto en el barrio como en el patio del colegio.

"Todos los chicos solían pelearse. Yo no me quería meter en esas disputas, pero no tuve otra opción que hacerlo. Una vez cinco chavales me pegaron una soberana paliza y supe que jamás me volvería a ver en una situación así. Por eso empecé a ejercitarme mucho y aprendí a pelear", explica el también protagonista de la serie 'Sons of Anarchy' a la revista Men's Health.

De hecho, incluso a día de hoy el artista se dedica en cuerpo y alma a sus sesiones de entrenamiento no tanto por exigencias del guion, sino como consecuencia de ese instinto de supervivencia que desarrolló durante la infancia y que todavía sigue vigente a sus 37 años de edad.

"Sigo haciendo ejercicio todos los días, porque quiero asegurarme de que si en algún momento vuelvo a encontrarme en esa posición de tener que defenderme, a mí mismo o a alguien que me necesite, tengo las herramientas adecuadas para ello. No quiero tener que caminar por la calle sintiendo miedo, pero tampoco quiero proyectar esa idea de agresividad, de 'no te metas conmigo, porque va a ser un mal día para ti'"", se sinceró en la misma conversación.

El guapo intérprete reconoce asimismo que durante sus años de residencia en Estados Unidos, donde vive desde hace casi una década junto a su novia Morgana McNealis, ha descubierto que el deporte y el estilo de vida saludable, además de servirle para lucir una envidiable musculatura con la que espantar a los violentos, también son una fuente inagotable de alegrías y satisfacciones a todos los niveles.

"Después de hacer ejercicio, me siento más feliz, enérgico y disciplinado. Además, me entreno todos los días porque estoy loco y es una forma de descargarme de todo ello", bromeó el rubio artista.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes