Clima frío no detiene el Carnaval de Nueva Orleáns

NUEVA ORLEANS (AP). Pete Fountain, clarinete en mano y muy elegante en su esmoquin blanco con vivos dorados, inició el martes la fiesta del Mardi Gras (martes graso), el carnaval de Nueva Orleáns, tal como lo viene haciendo desde hace 50 años: tocando jazz y arrojando collares de cuentas.

Fountain, de 79 años, ha desfilado con su "Half Fast Marching Club" todos los años menos el 2006, cuando lo operaron de las coronarias.

"Somos más lentos de lo que éramos, y más viejos", dijo entre risas. "Pero en el Mardi Gras, eso no importa".

El martes, el último día del carnaval, amaneció soleado y frío, con temperaturas pronosticadas de unos 10 grados Celsius (50 Fahrenheit).

"Tengo todo el anticongelante que necesito", dijo Jessie Grace, de 57 años, agitando una botella de licor. "Si el Mardi Gras no te da calor, nada lo hará".

Grace y unos 30 familiares y amigos se reservaron un espacio en la avenida St. Charles a las dos de la mañana, donde instalaron mesas y sillas. Para las 7 de la mañana se cocinaba el gumbo, una sopa tradicional espesa con pescado y verduras, y en las parrillas se asaban costillas.

Una semana después del desfile para festejar el primer título que ganaron los Saints de Nueva Orleáns en el Super Bowl del fútbol americano, la alegría de ese triunfo se prolongó directamente con el carnaval.

Muchos de los que asistieron al desfile vestían playeras de los Saints. Un grupo de ciclistas se disfrazó de cerdos con alas: era habitual entre los aficionados decir que los Saints obtendrían el título "el día que los cerdos vuelen".El mariscal de campo Drew Brees, el entrenador Sean Payton y el dueño del equipo Tom Benson presidieron varios desfiles y los jugadores desfilaron con la carroza tradicional Krewe of Zulu.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada