Cressida Bonas cambia la danza por el marketing

Si hace unos meses la novia del príncipe Enrique de Inglaterra, Cressida Bonas, renunciaba a su sueño de ser bailarina profesional, ahora la joven ha conseguido un trabajo de marketing en un teatro, por el que cobrará 24.000 euros al año (33.000 dólares), un puesto modesto que podría haber elegido para evitar habladurías sobre supuestos favoritismos.

"Cressida estaba muy molesta por tener que dejar el baile. Es muy independiente y no quiere conseguir nada por su relación con Enrique, quiere conseguir las cosas por ella misma.

Ha dicho que si le dieran un trabajo muy importante siempre se preguntaría si lo ha conseguido ella misma o si se lo han dado por su posición", reveló una fuente al periódico The Sun.Su relación con Enrique parece estar muy consolidada e incluso sus amigos no dudan en afirmar que el príncipe está profundamente enamorado de ella y que tiene mucho en común con su madre, Diana de Gales.

"Es una chica muy honesta y dulce; se parece en muchas cosas a Diana. Enrique está muy enamorado", añadió la fuente.La pareja disfrutó el pasado fin de semana de una romántica escapada a la finca familiar de Cressida, situada en Norfolk (este de Inglaterra), la casa donde el príncipe conoció al padre de su novia por primera vez el pasado verano.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes