Cruz y Hayek se distancian de informe sobre narcos

MEXICO (AP). Penélope Cruz y Salma Hayek se distanciaron el miércoles de los informes que indican que presuntamente estuvieron vinculadas con narcotraficantes en México mientras filmaban la película "Bandidas" en el 2004.

Según las agencias de publicidad que representan a las actrices, Cruz nunca se quedó en una hacienda que, según se publicó, pertenece a un miembro de varias entidades del crimen organizado, mientras que Hayek nunca tuvo contacto con los dueños de esa vivienda, en la que pernoctó.

"En el 2004 la oficina de producción de 'Bandidas' arregló el alojamiento para todos los actores, como es la práctica usual en la industria del cine", indicó un comunicado de prensa dirigido a la AP y emitido conjuntamente por las agencias 42 West y I/D PR.

"Penélope Cruz escogió quedarse en un hotel, mientras que Salma Hayek eligió una casa debido a que viajaba con sus perros", aseguraron sus respectivas publicistas.

"Hayek nunca tuvo conocimiento alguno de quién era el dueño de la propiedad, ni tuvo contacto con los propietarios, ni con nadie asociado a los dueños de este inmueble alquilado y pagado por la compañía de producción", señala el documento.

Según las agencias ninguna de las casas productoras de las actrices estuvo a cargo de ese aspecto del rodaje de "Bandidas".

Anteriormente, el representante de la actriz en España, Antonio Rubial, contestó parcamente un correo electrónico que le envió la AP solicitándole sus comentarios al respecto. "Estamos al tanto de la información, pero Penélope no tiene nada que decir", afirmó.

Cruz "está en pleno rodaje de 'Los abrazos rotos'", señaló Rubial.

El representante expresó que la simple conjetura publicada por el diario mexicano El Universal fue suficiente para hacerle daño a la estrella nominada a un Oscar.

"Con la publicación de la noticia el daño ya está hecho", aseveró Rubial al diario.

"Estamos muy sorprendidos porque nos hubiera gustado que nos hubierais preguntado antes de publicarla. Ahora qué más da lo que ella piense", aseguró. "Ahora ya no tenemos nada que decir".

Un informe del mismo diario, citando una investigación de la Procuraduría de la República, señala que Sergio Villarreal Barragán, apodado "El Grande" y supuestamente miembro de varios carteles de drogas, le ofreció su casa a las actrices durante el rodaje.

Aunque no se especificó si éstas conocían la identidad del propietario, o si lo llegaron a ver, se indicó que no sólo durmieron en la hacienda sino que además habrían hecho algunas fiestas allí.

Villarreal Barragán supuestamente era lugarteniente de los hermanos Beltrán Leyva, antiguos socios en el cartel de Sinaloa y ahora aliados de "Los Zetas", una organización compuesta por ex militares que trabajan como sicarios del cartel del Golfo.

"La noticia ya se ha publicado, el lector ya se ha hecho una opinión y ella no quiere decir nada porque no serviría nada más que para que se publique otra nota y se siga hablando del tema y se continúe dándole vueltas a lo mismo", declaró el portavoz de Cruz.

"El derecho de réplica ahora sirve de poco... ella ya no tiene nada que decir", agregó.

La española está filmando "Los abrazos rotos" de Pedro Almodóvar en Lanzarote, parte de las Islas Canarias al sur de España.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada