Cyndi Lauper comparte con su madre sus secretos más embarazosos

La cantante Cyndi Lauper siempre ha disfrutado de una estrecha relación con su madre Catrine, pero hasta hace relativamente poco no se atrevía a hablar con ella de determinados temas que le resultaban poco apropiados para tratar con su progenitora.

Sin embargo, ahora que Catrine ha empezado a experimentar los primeros síntomas de la demencia que le fue diagnosticada recientemente, la artista no tiene reparo en confesarle sus secretos más ocultos.

"Mi madre tiene un poco de demencia y vive completamente en el presente. No es algo fácil de sobrellevar, desde luego, pero creo que de todo se puede sacar algo positivo. Ahora no tengo miedo a contarle cosas que en otras circunstancias ni me atrevería. Le pido que me asesore sobre temas demasiados íntimos y ella comparte conmigo un pedazo de su sabiduría. A los 10 minutos se le olvida y todos tan contentos", reveló la legendaria intérprete a la revista de la AARP, una asociación dedicada a garantizar el bienestar del colectivo de jubilados en Estados Unidos.

Más allá de los problemas de salud que padece su madre, Cyndi asegura encontrarse en una etapa de plenitud tanto en su ámbito personal como en lo referente a su faceta artística, ya que los años de madurez le han ayudado a reafirmar aún más su identidad y a no preocuparse por lo que los demás puedan pensar de las decisiones que toma en su vida diaria.

"He llegado a una edad [63] en la que puedo teñirme el pelo de rosa si me apetece, o azul si fuera el caso. Bueno, no me lo voy a poner azul porque acaba perdiendo fuerza y termina por verse verde. Lo que quiero decir es que soy mucho más decidida que antes y no tengo miedo a probar cosas nuevas en ningún sentido", aseguró a la misma publicación.

La fortaleza y la seguridad en sí misma que exhibe a día de hoy contrastan con aquellos años de juventud en los que ciertos ejecutivos de la industria discográfica trataban de sacar el máximo partido a su carácter ingenuo y, como ella misma revela, al escaso interés que tenía en conocer a fondo los entresijos del negocio.

"Me hubiera gustado que no se hubiesen aprovechado tanto de mí en los inicios de mi carrera. Era joven, inocente, y lo único que de verdad quería era cantar y consagrarme como artista. Nunca fui astuta como Prince en lo que respecta al aspecto económico de la música", sentenció.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes