Cynthia Nixon sufre un duro revés en sus aspiraciones a gobernar el estado de Nueva York

Pese al apoyo manifiesto que había venido recibiendo por parte de otras estrellas de la industria del cine y la televisión en Estados Unidos -así como a la "plataforma privilegiada" que, en sus propias palabras, le ofrecía su popularidad mediática-, la actriz Cynthia Nixon sufrió ayer miércoles un duro revés en su objetivo de convertirse en la próxima gobernadora del Estado de Nueva York.

Y es que la que fuera protagonista de la serie 'Sexo en Nueva York' fue la gran derrotada de la primera convención del Partido Demócrata que se celebraba de cara a los comicios estatales del próximo mes de noviembre, una reunión en la que se disputaba la primera fase del proceso de primarias con la que los demócratas elegirán a su candidato.

Como informan varios medios locales, la estrella televisiva no fue capaz siquiera de alcanzar el mínimo de votos -25% de los delegados presentes en la cumbre- necesario para pasar automáticamente a la siguiente ronda, un resultado que contrasta claramente con el aplastante triunfo de Andrew Cuomo -nada menos que el actual gobernador de Nueva York- al hacerse con el 95% del apoyo de sus correligionarios.

Más allá del decepcionante resultado y de su aparente incapacidad para persuadir al ala más tradicionalista de la heterogénea formación política, lo cierto es que el equipo de Cynthia Nixon todavía no ha dado el partido por perdido y, de hecho, aún podría mantener viva la candidatura si logra reunir unas 15.000 firmas que la llevarían directamente a las primarias finales que tendrán lugar en septiembre.

"No ha sorprendido a nadie que Cuomo se asegurara la nominación hoy [miércoles]. Estamos convencidos de que no tendremos demasiados problemas a la hora de disputarle la candidatura", ha afirmado Lauren Hitt, portavoz de la candidatura de Cynthia Nixon, al diario británico Daily Telegraph poco después de conocerse el desenlace de la jornada.

A lo largo de las últimas semanas, la estrella televisiva ha lanzado ataques muy duros a su principal rival y favorito para optar a un tercer mandato como gobernador, acusándole entre otras cosas de encontrarse más próximo a los postulados del Partido Republicano y de no estar haciendo lo suficiente para fomentar el desarrollo económico y social de las clases más desfavorecidas."Estoy aquí porque creo que en la convención demócrata debería haber al menos un candidato a gobernador que sea de verdad demócrata.

Y no he venido aquí como una especie de candidata protesta, soy una candidata viable que está trabajando muy duro para hacerse con la nominación. Este también es mi partido y no tendría por qué tener miedo. Nadie puede silenciarme", expresaba durante su intervención en la citada convención.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes