Cynthia Nixon defiende entrada de "celebridades" en política pero se distancia de Trump

La actriz Cynthia Nixon, una de las cuatro protagonistas de la mítica serie 'Sexo en Nueva York', sorprendió al mundo entero hace solo unos meses al anunciar su candidatura para el cargo de gobernadora del estado de Nueva York, una decisión que arrancó aplausos por parte de sus antiguos fans, así como por amplios sectores progresistas de la política estadounidense, pero que también ha llevado a ciertos espectros de la opinión pública a cuestionar lo apropiado o no de semejante cambio de dirección en su trayectoria.

En ese sentido, la combativa intérprete ha asegurado con rotundidad que no hay "nada malo" en que determinadas figuras del mundo del espectáculo acaben desembarcando en la esfera del servicio público -aprovechando para ello la plataforma que les proporciona su fama y notoriedad, siempre que cuenten con proyecto sensato y viable con el que mejorar la calidad de vida de los ciudadanos: un plan con el que ella cuenta y que no duda en defender con vehemencia en sus apariciones ante los medios.

"No creo que haya nada inherentemente malo en que una personalidad pública quiera entrar en política. La fama te proporciona una plataforma desde la que difundir tu mensaje, pero lo importante en realidad es precisamente el tipo de mensaje que quieres trasladar: ¿quieres ofrecer a los más ricos esas deducciones fiscales que no necesitan o quieres reivindicar los derechos de la comunidad LGBTQ, la salud reproductiva de las mujeres y sus derechos, y trabajar por la mejora de la educación pública? Creo que un líder progresista para el estado de Nueva York debería tener una hoja de vida en la que aparezca la segunda de las opciones", ha explicado a su paso por el late night de Stephen Colbert.

De la misma forma, la estrella televisiva también ha insistido en la importancia del contenido sobre la forma al distanciarse por completo del presidente Donald Trump -uno de los ejemplos paradigmáticos de esta nueva tendencia, junto al exgobernador de California Arnold Schwarzenegger- para presentarse en su lugar como una candidata solvente, trabajadora y con la experiencia vital necesaria para optar a un puesto de tales características.

"Creo que, en primer lugar y ante todo, Donald Trump es un magnate inmobiliario que heredó todo su dinero y su compañía de su padre. No podríamos ser dos personas más diferentes. Yo me crié con una madre soltera en un piso de protección oficial situado en una quinta planta sin ascensor, que tenía un solo dormitorio. Fui a la escuela pública y empecé a actuar cuando tenía 12 años para poder pagarme la universidad, ya que mi familia nunca pudo permitírselo", ha sentenciado en la misma entrevista para evitar comparaciones odiosas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes