Dax Shepard cree que sufrió una fuerte "adicción al sexo" en sus años de juventud

Aunque carece de la necesaria preparación académica y de una serie de pruebas sólidas que resultarían imprescindibles de cara a un hipotético diagnóstico, el actor Dax Shepard no ha tenido problema alguno a la hora de revelar que, durante cierto período de su juventud, tuvo que lidiar de forma constante con las peculiares consecuencias de lo que a día de hoy considera, aun sin estar del todo seguro, que se trataba de una fuerte "adicción al sexo".

"Diría que eso a lo que me tuve que enfrentar en su momento era una adicción al sexo, aunque tampoco creo que necesitara tratamiento para superarla. Pero es verdad que hasta entonces no era consciente de que podría tener un problema. Mantenía relaciones sexuales con un montón de chicas y eso me parecía estupendo. Lo disfrutaba mucho y me decía: '¿Y qué pasa? Estoy soltero y no he contraído ninguna enfermedad", ha revelado.

Resulta comprensible que el intérprete, marido de la afamada Kristen Bell y padre junto a la actriz de las pequeñas Lincoln (5) y Delta (4), se haya animado a abordar públicamente un tema tan delicado de su pasado durante una entrevista en el podcast del célebre doctor televisivo Phil McGraw, aunque este ha actuado en todo momento con la debida cautela y ha optado por no ofrecer una opinión profesional demasiado elaborada sobre el asunto a falta de información.

Sin embargo, el carismático artista no ha escatimado en anécdotas para proporcionar a los oyentes un retrato lo más detallado posible de sus contratiempos y, por otro lado, para fundamentar una de las teorías que maneja en lo que al origen de sus problemas se refiere: la posibilidad de que su cerebro se dedicara a 'activar' estos incontrolables impulsos sexuales para ayudarle a desviar la atención de las adversidades.

"Creo que empecé a pensar que quizá necesitaría ayuda profesional cuando, en una ocasión, tuve una pelea telefónica con mi entonces novia. Estaba en el coche y cuando colgué el teléfono me percaté de que me estaba excitando sexualmente. Después, comencé a sopesar incluso la idea de que mi cerebro, a través del subconsciente, estuviera provocando todas esas reacciones fisiológicas para protegerme de esos disgustos sentimentales", ha reflexionado Dax Shepard en la misma conversación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes