Difícil opción de padre Alberto: la Iglesia o la mujer

DENVER ( AP). Es un sacerdote con novia, sorprendido por los paparazzi en una playa en Miami. Ahora, dice que está atrapado entre su amor por una mujer y el que le profesa a su Iglesia.

Solamente que el padre Alberto Cutié, más conocido como el Padre Alberto entre los católicos hispanos de Estados Unidos, que lo adoran por su carisma y los consejos que da en la radio y la televisión acerca de las relaciones, no puede tener ambas cosas. Mientras Cutié decide entre el cuello romano y el anillo matrimonial, está seguro de una cosa: No quiere ser " el sacerdote que se opone al celibato".

El escándalo que rodea al Padre Alberto desde que las fotos comprometedoras de la pareja fueron publicadas por la prensa el 5 de mayo ha reavivado el debate sobre el celibato obligatorio para los sacerdotes católicos.

Pero entre los católicos hispanos en Estados Unidos existe poco deseo de cambiar el statu quo, dicen encuestas. Eso es significativo porque difiere del punto de vista de los católicos blancos estadounidenses, más liberales, y porque los hispanos son un grupo demográfico que crece a paso acelerado y está cambiando la Iglesia en el país.

Las opiniones de los católicos hispanos sobre el celibato y el escándalo del Padre Alberto reflejan algunos de los valores de la comunidad. Entre ellos: respeto a la autoridad, pero tolerancia cuando alguien falla y una cultura machista y de amor por la familia que hacen que muchos hombres no se ordenten sacerdotes.

Karla Benítez, de 58 años, una católica que asiste a misa todas las semanas en una iglesia en Hialeah, Florida, dice que admira al Padre Alberto, pero siente que éste le falló a la iglesia y sus feligreses.

Al preguntársele si el caso de Cutié pudiera llevar a un cambio de las reglas de celibato de la iglesia, Benítez dice que ella no veía la correlación.

" Esto debería reforzar las reglas de la iglesia, no ponerlas en duda", dijo. "¿Por qué va este incidente a forzarnos a tolerar ese tipo de comportamiento del clero? No importa si la regla fue creada por Dios o no. Un sacerdote debe mantenerse fiel a la promesa que hizo".

Fotos del cura cubano-estadounidense abrazando a una mujer trigueña en una playa en Miami y en un bar aparecieron por primera vez en la revista mexicana TV Notas. La arquidiócesis de Miami destituyó a Cutié de su parroquia y como jefe de su red internacional de radio.

En una entrevista con la CBS, el Padre Alberto, de 40 años, dijo que él ha estado involucrado románticamente con la mujer en la foto, una madre divorciada de 35 años, durante unos dos años.

" Yo no quiero ser el sacerdote que está en contra del celibato ... Pienso que el celibato es un buen compromiso con Dios. En mi caso, fue algo con lo que batallé durante un largo tiempo", dijo.

Antes del escándalo, el cura había dicho públicamente que la cuestión del celibato debería ser opcional para los sacerdotes. El clérigo no ha respondido a llamados de la Associated Press para una entrevista.

La saga de Cutié coincide con un escándalo que involucra al presidente de Paraguay Fernando Lugo, un ex obispo católico que admitió haber tenido un hijo cuando todavía portaba los hábitos. Otras dos mujeres dicen también haber dado a luz hijos suyos.

Casi sin excepciones, cuando un individuo se hace sacerdote en el hemisferio occidental hace votos de castidad y no puede mantener relaciones sexuales ni casarse.

El celibato de los sacerdotes ha sido modificado con el correr del tiempo. La Iglesia Católica de Occidente permite que sacerdotes casados de otras denominaciones se ordenen como católicos y permanezcan casados. El celibato es opcional en los ritos orientales.

En Estados Unidos, el celibato de los sacerdotes ha sido un tema de permanente debate y ha generado profundas divisiones entre blancos e hispanos.

Un estudio del 2003 del Center for Applied Research in the Apostolate de la Universidad de Georgetown indicó que el 74% de los católicos no hispanos consideran que los hombres casados pueden ordenarse sacerdotes. Solo el 45% de los hispanos opina lo mismo.

Un estudio de hace dos años del Centro Pew llegó a las mismas conclusiones: el 44% de los católicos hispanos que no son blancos cree que se debe admitir hombres casados en el sacerdocio.

Pero esas cifras no lo dicen todo.

El estudio del 2003 halló asimismo que los católicos hispanos son menos proclives que los no hispanos a considerar el sacerdocio: lo hace el 13%, comparado con el 24% de los no hispanos.

Básicamente, los católicos hispanos creen en las normas que rigen el sacerdocio, pero no parecen demasiado interesados en ordenarse.

Los hispanos tienden a respetar la autoridad y no a cuestionarla demasiado, como en Estados Unidos, y por lo tanto acatan las reglas de la iglesia, según el reverendo Allan Figueroa Deck, director ejecutivo de la Oficina de Diversidad Cultural de la Conferencia de Obispos Católicos estadounidenses.

Sin embargo, en muchos países latinoamericanos es bastante aceptado que un sacerdote viva con una mujer. Los fieles simplemente hacen la vista gorda. Mientras que en Estados Unidos la gente espera que haya consistencia entre las enseñanzas y la realidad, otras culturas son más flexibles, señaló Deck.

Esto podría ayudar a comprender lo que comprobó la firma encuestadora de Miami Bendixen & Associates: que el 57% de los hispanos católicos del condado de Miami-Dade consideran que está bien que Cutié tenga un romance con una mujer, y que el 56% piensa que la arquidiócesis de Miami obró bien al suspenderlo.

" Si uno les pregunta (a los hispanos católicos), le dirán lo que dice la iglesia, lo que enseña", manifestó Deck. " Pero, cuando los sacerdotes no hacen realidad esa visión ideal, tienden a decir 'son humanos y esos son parámetros muy difíciles de alcanzar'".

El reverendo Jaime Soto, obispo de Sacramento, California, opina que no corresponde usar el caso de Cutié para cuestionar el celibato de los sacerdotes.

" La infidelidad en un matrimonio es algo bastante frecuente", dijo Soto, quien tiene 53 años y es de ascendencia mexicana. " Pensar que el matrimonio resolverá los problemas del celibato es inocente. Yo no creo que el celibato sea necesariamente el problema. Ni que el matrimonio sea la solución. En el mundo de hoy, el celibato es un estilo de vida que representa un gran desafío. Lo mismo que el matrimonio".

El reverendo Eduardo Samaniego, sacerdote jesuita de la Most Holy Trinity Catholic Church de San José, California, dijo que en países de gran mayoría católica, como México, la gente no está en contacto con sacerdotes casados.

" Aquí, en cambio, la gente está regularmente en contacto con personas de otras creencias", expresó Samaniego, quien está a favor de que los sacerdotes puedan casarse. " Cuando ves que es posible, te preguntas '¿y por qué no podemos tener nosotros eso?'".

Samaniego, no obstante, cree que el caso de Cutié no ayuda a la causa.

" Está generando atención en el tema, pero ¿a qué costo?", manifestó. " La gente dice '¿vieron?, ¿vieron?... no se puede confiar en un sacerdote'".

En el sur de la Florida, la saga de Cutié parece haber ayudado a borrar la brecha que había entre católicos hispanos y blancos en torno al celibato. Una encuesta de 400 católicos de Miami-Dade realizada la semana pasada indicó que el 74% de ambos sectores se oponen a ese requisito.

La popularidad de Cutié puede incidir en eso.

Isabel Montenegro, agentes de bienes raíces de 42 años, dijo que le impresionó la forma en que se manejó Cutié.

El celibato es un invento de funcionarios de la iglesia, no de Dios, sostuvo Montenegro, quien se describió como una católica practicante pero que no va a la iglesia tanto como quisiera.

" Estimo que es un tema realmente importante que la iglesia debe reconsiderar", expresó. " Hay que recordar que el padre Alberto y todos los demás sacerdotes son gente como nosotros. Piensan como nosotros, tienen las mismas emociones y pueden enamorarse, igual que nosotros".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada