Diseñador Fraga: "Brasil debe dejar de copiar a un mundo caduco"

ETIQUETAS

SAO PAULO ( AFP) De tamaño continental y con una enorme riqueza, Brasil debe dejar de copiar a un mundo en crisis, "caduco y desmoronándose", para mirarse a sí mismo y encontrar su lugar en el mapa de la moda global, aseguró el reconocido diseñador brasileño Ronaldo Fraga.

En entrevista con la AFP en el 'backstage' de su desfile del martes en la Semana de la Moda de Sao Paulo (SPFW), a la que volvió tras un año de ausencia, Fraga señaló que hasta ahora Brasil no ha logrado desarrollar una voz propia que refleje su riqueza y el buen momento que atraviesa.

"Por primera vez tenemos la oportunidad de mirar hacia dentro de nuestra historia y crear una manera de hacer, pensar y comercializar moda, porque lo que hemos hecho hasta ahora es copiar un mundo caduco que está desmoronándose", dijo el diseñador, reconocido como uno de los que más apuesta por la identidad brasileña.

En diciembre pasado Fraga sorprendió al declarar al diario Folha de Sao Paulo que no participaría en la edición de enero de la SPFW porque "la moda se acabó", aunque días después afirmó que regresaría en junio para presentar la colección de verano 2012-2013.

Con exposiciones de fotografía en su haber y un libro que lanzará el próximo mes con la historia de sus colecciones, Fraga dijo que es necesario ofrecer alternativas en momentos que la industria de la moda ya tiene en Asia al gran surtidor de materias primas.

"Hay que pensar en acciones que puedan transformar a Brasil en este momento de crisis. La industria mundial está migrando hacia los países asiáticos y Brasil tiene una potencialidad, debe estimular su economía creativa porque tiene mucho para ofrecer al mundo", insistió.

Fraga fue ovacionado por el público que asistió a su desfile "Aprendiz de Turista" en un salón de la Bienal de Sao Paulo, donde tiene lugar la 33 edición de la pasarela más importante de América Latina, que hasta el sábado mostrará las propuestas de una treintena de diseñadores locales para el verano.

Inspirado en la obra del poeta brasileño Mario de Andrade y en sus propios viajes al norte de Brasil en el último año, la colección evoca una tierra fértil y colorida llena de semillas, agua, frutos y aves, con piezas en madera, lino, algodón y seda, además de las joyas, elaboradas por artesanas locales.

Fraga escogió música del norte de Brasil y recreó una selva alrededor de la pasarela, donde destacaron aún más los vestidos ligeros y las espaldas descubiertas.

"Esta colección nació de una investigación que yo quería hacer hace mucho tiempo, que era sumergirme en el universo de los estados del norte de Brasil, especialmente Pará", dice sobre esta región amazónica, una de las más pobres en un país que hace pocos meses se convirtió en la sexta economía del mundo.

Invitado por una fundación de la gigante minera brasileña Vale, Fraga comenzó a desarrollar "un trabajo de 'biojoyas' con semillas del Amazonas, que es lo que finalmente influyó en toda la colección", contó este creador que en ocasiones anteriores recurrió al trabajo de presidiarios para elaborar unos bordados.

A Fraga, nacido en la ciudad de Belo Horizonte (sureste) hace cuatro décadas y formado en Nueva York y Londres, le interesa mostrar un Brasil desconocido, un país "de extremos" que haga reflexionar sobre el desarrollo sustentable y el crecimiento de sus comunidades.

"Esas semillas son verdaderas piedras preciosas que no existen en otro lugar del mundo", que además tienen el poder "no sólo de cambiar económicamente la vida de esas personas, sino que también provocan algo más valioso: la apropiación cultural".

"Eso es lo que a mí me mueve a hacer una colección, a enfrentar una semana de la moda, a crear un desfile: transformar nuestra mirada, y creo que ese puede ser un gran papel para la moda", planteó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes