Diseños femeninos y colores vibrantes para la próxima primavera

Madrid/Nueva York (EFE). Ajeno a los caprichos de Wall Street y a homenajes a las víctimas de los ataques terroristas -que sí se celebraron a las puertas del recinto-, el Centro Lincoln neoyorquino se convirtió durante esos días en una burbuja multicolor y forrada de telas ligeras.

En ella, diseñadores, compradores, periodistas, estudiantes de moda y aficionados a las tendencias acudieron a hacer negocios, a trabajar, a entablar contactos, a ver y a ser vistos, pero por encima de todo, a conocer lo que vestirá el mundo en el verano del año próximo. Un verano que, a juzgar por las propuestas que se presentaron, estará lleno de líneas femeninas y colores vibrantes.

Dos de los grandes nombres hispanos que presentaron sus propuestas en la pasarela neoyorquina, Carolina Herrera y Carlos Miele, apostaron por una mujer muy femenina, aunque cada uno con su estilo particular. Las prendas de Herrera fueron elegantes, con blusas cerradas, y vestidos y faldas por debajo de la rodilla, marcando siempre la silueta de la mujer. "Las líneas son todas muy fluidas", explicó Herrera a Efe, al tiempo que subrayó que su intención era "que todo se moviera" con delicadas telas como los chifones, las muselinas, los crêpés o la organza.

La diseñadora venezolana se inspiró en la Bauhaus para diseñar la colección, un movimiento artístico y de diseño que nació en Alemania en 1919 y que incorporó un nuevo concepto de la estética a la vida cotidiana, del que le gustó "lo moderno que fue este movimiento en su época, tanto que los museos estaba intrigados con ello ", señaló. Las tonalidades vibrantes y primaverales como el amarillo canario, los verdes más variados desde el agua al jade pasando por el más profundo hierba, los blancos o el rojo intenso dieron el toque y primaveral a los diseños de Herrera, que afirmó haber sacado esos tonos de las pulseras de baquelita, "un material que estaba muy conectado con la Bauhaus", dijo a Efe.

Por su parte, Carlos Miele hizo honor a su herencia brasileña en la colección que mostró para el verano de 2012. Al ritmo de música brasileña y con el cabello mojado, como recién salidas de un baño en la playa, las modelos lucieron escotes pronunciados, y espaldas y piernas al aire en vestidos sensuales de tejidos brillantes. "En un perfecto mundo imaginario, el sol es perpetuo, pleno de vivos colores en tonos químicos", explicó a Efe el diseñador, que eligió los tonos con la intención de "evocar el paraíso" en sus prendas.

La presencia española en esta edición de la semana de la moda neoyorquina fue reducida: Solamente estuvo representada por Custo Dalmau, con su marca Custo Barcelona. El diseñador, un habitual en esta pasarela desde hace quince años, sorprendió con "Tripolar", una ecléctica colección en la que se atrevió a llevar a las prendas más femeninas y sofisticadas directamente a una nueva dimensión, con efectos gráficos en 3D.

"El 3D es una expresión gráfica de cómo la mujer contemporánea vive la moda", explicó el creador catalán en una entrevista con Efe en Nueva York, donde mostró una colección organizada en tres bloques diferenciados, entre los que destacó por encima del resto la línea "Mírame", con prendas en tres dimensiones.

El toque futurista lo acentuó el tipo de maquillaje escogido, en el que según el maquillador español Rubén Zamora "Gato", intentaron "combinar dos tipos de maquillaje que parecen incompatibles", explicó a Efe. Por un lado, aplicaron "el típico de verano, con mejillas sonrosadas y labios muy jugosos" y lo combinaron "con una textura muy plástica, que deja una piel a los modelos casi como si fueran robots, y con unas cejas muy amplias, que concentran toda la fuerza de los ojos", dijo el maquillador.

El "supermodelo" andrógino Andrej Pejic, un serbo-australiano de 20 años que está conquistando las pasarelas internacionales, fue el encargado de abrir el desfile de Custo luciendo un traje de chaqueta de mujer y después repitió, casi al cierre, con un vestido femenino, aunque Custo presentó propuestas para hombre del mismo estilo, con llamativos colores y estampados.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada