Domingo está a punto de ser barítono

NUEVA YORK ( AP). A sus 68 años Plácido Domingo pasó la edad a la que muchos aspiran jubilarse. Sin embargo el tenor, director y administrador de ópera español ha añadido a su lista de quehaceres una nueva asignación: la de barítono.

El incentivo para su extensión vocal a estas alturas de su carrera fue la oportunidad de interpretar el protagónico en " Simon Boccanegra" de Giuseppe Verdi, uno de los grandes papeles para un cantante de gran presencia dramática.

Domingo hará su debut como duque de Génova el sábado por la noche en la Opera Estatal de Berlín. También encarnará el rol en Nueva York, Londres, Zurich, Milán y Madrid.

" Por muchos años, tuve el sueño de hacerlo", dijo Domingo el lunes en una entrevista desde Berlín. " Es uno de esos papeles que toda la vida tuve en mente".

La música es magnífica " y el personaje tiene casi el poder de Shakespeare", añadió. " Tenemos tanto su vida privada, en la reunión con su hija que tenía perdida de vista hacía tiempo, y su papel político luchando por la unidad de Italia, siguiendo los ideales de paz y amor".

En cierto sentido, con este papel Domingo regresa a su punto de partida. En 1959, aun siendo un adolescente, audicionó para la Opera Nacional de México como barítono, pero el comité le dijo que él realmente era un tenor. Desde entonces ha cantado 124 papeles, inaugurado un récord de 21 temporadas de la Opera Metropolitana de Nueva York y adquirido una fama que va mucho más allá del mundo de la ópera a través de conciertos y grabaciones como uno de " Los Tres Tenores".

A principios de su carrera Domingo interpretó como tenor el papel de Gabriele Adorno, el joven patricio que eventualmente sucedió a Boccanegra y se casó con su hija.

" Pero cuando lo cantaba, también pensaba que algún día cantaría (el papel de) Simon si podía", recordó.

Aunque se sabía bien la música para el barítono, dijo que cuando empezó a estudiarla seriamente hace tres meses se encontró con algunas sorpresas.

" Tuve que acostumbrarme a usar la parte central de mi voz de un modo diferente", explicó Domingo. " Las notas alrededor del do central, hasta la mi bemol, la voz de tenor simplemente pasa sobre ellas, pero ahí es donde un barítono debe hacer una impresión".

" Un cantante no puede sólo cantar con un sonido. Como un pintor, uno siempre tiene la paleta para crear colores diferentes", agregó.

Domingo dijo que los ensayos en Berlín habían salido " extremadamente bien" y que se sentía " muy relajado" ante el estreno.

Está complacido de tener a Daniel Barenboim como director y estrellas como la soprano Anja Harteros y el bajo Kwangchul Youn en el reparto. Calificó la producción de Federico Tiezzi como " tradicional" en general.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada