Donna Karan matiza sus palabras en defensa de Harvey Weinstein

La misiva pública escrita por el propio Harvey Weinstein aceptando su 'comportamiento inadecuado con varias mujeres', que no las acusaciones de acoso y abusos sexuales, y su consiguiente despido de la productora que él mismo fundó con su hermano han sido el pistoletazo de salida para que todo Hollywood -George Clooney, Kate Winslet, Meryl Streep, Mark Ruffalo- alce la voz para condenar el comportamiento del antiguo rey midas de la industria: algunos matizando sutilmente que no estaban al corriente de lo que ocurría y otros más honestos admitiendo que habían oído rumores al respecto que no quisieron creer.

Los pocos que aún duden de la veracidad de las graves acusaciones realizadas contra el productor, publicadas en un primer lugar en un artículo de The New York Times que recogía testimonios como el de Ashley Judd, han preferido guardar silencio, a excepción de Donna Karan. La diseñadora -amiga de la esposa de Harvey- realizó unos desafortunados comentarios este domingo en la gala de los CinéFashion Film Awards, dando a entender que este estaba siendo una especie de cabeza de turco y, aún peor, relacionando aparentemente el vestuario provocativo de las mujeres con los casos de acoso laboral y abuso de poder.

Como era de esperar, la reacción de Karan ha provocado una verdadera indignación entre actrices como Rose McGowan, a quien The New York Times identificaba como una de las mujeres con las que Weinstein supuestamente llegó a acuerdos extrajudiciales que compraban su silencio tras comportarse de manera inapropiada con ellas, algo que él sí ha negado que ocurriera."Donna Karan, eres deplorable. Justificar y ayudar es un crimen moral.

Eres basura en un vestido de diseño", le reprochó la antigua protagonista de 'Embrujadas' a través de Twitter. En respuesta, la diseñadora ha lanzando un comunicado para aclarar su posición, aunque sin desdecirse de su afirmación de que la esposa de Harvey Weinstein y él mismo eran "personas maravillosas que han hecho cosas maravillosas", en referencia probablemente a su trabajo benéfico. "Mis declaraciones fueron sacadas de contexto y no representan en absoluto mi opinión y posición respecto a los hechos actuales relacionados con Harvey Weinstein. Creo sinceramente que el acoso sexual no debe ser tolerado y este es un problema que debemos enfrentar de una vez por todas sin importar quiénes sean los individuos.

Lamento profundamente haber podido ofender a cualquiera que haya sido una víctima", se ha apresurado a aclarar en un comunicado al diario Daily Mail, el mismo que recogió las controvertidas palabras de la diseñadora. Al margen de cuál sea su opinión sobre el caso que tiene conmocionada a la meca de cine o incluso su relación personal con los Weinstein, lo cierto es que las palabras de la diseñadora ofrecen un punto de vista cuando menos controvertido sobre la supuesta 'responsabilidad' de las víctimas en casos de esta naturaleza."Creo que tenemos que mirarnos a nosotros al espejo.

Obviamente, el trato que reciben las mujeres en todo el mundo es algo que debemos identificar. No solo en Haiti, donde yo trabajo, o África, también en los países en vías de desarrollo; son tiempos difíciles para las mujeres. Así que ver eso mismo en nuestro país resulta muy complicado, pero no puedo evitar pensar en cómo nos presentamos a nosotras mismas.

¿Cómo nos presentamos como mujeres? ¿Qué vamos pidiendo? ¿Nos lo buscamos mostrando tanta sensualidad y sexualidad?", aseguraba en las declaraciones recogidas por el citado periódico, en el que reflexionaba acerca del ejemplo que se da a las nuevas generaciones al mismo tiempo que restaba importancia a los abusos al ligarlos a la indumentaria de sus víctimas. "Cuando miras cómo está el mundo hoy en día y cómo se visten las mujeres, y lo que van buscando al representarse de la forma en que lo hacen. ¿Qué van buscando? Problemas", concluía.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes