Droga que mató a Jackson es "formidable" si está bien dada

LOS ÁNGELES (AFP). El propofol, el sedante responsable de la muerte de Michael Jackson, es un "medicamento formidable" cuando es bien administrado por personal competente y según las normas de la profesión, dijo el miércoles un anestesista en el juicio al médico del cantante.

Steven Shafer -con 25 años de carrera y un respaldo de más de 160 artículos escritos y más de 50 capítulos de libros sobre el tema- es especialista mundial en anestesiología y, en particular, en el potente sedante que el Rey del Pop usaba como somnífero y que provocó su muerte por "grave intoxicación".Con el testimonio de Shafer se reinició este miércoles el juicio por homicidio involuntario al médico Conrad Murray, quien trataba al cantante con este sedante. El proceso en la Corte Superior de Los Ángeles había suspendido las deliberaciones durante casi una semana.

Shafer dijo que accedió a testificar porque le "preocupa que la reputación de los médicos esté bajo cuestión debido a lo público del caso" y espera "ayudar a restaurar la confianza en los anestesistas"."Todos los días, en la sala de operaciones, cuando le explico a los pacientes lo que voy a hacer, me preguntan: '¿Me van a dar la droga de Michael Jackson?'", dijo el doctor, afirmando que la sedación que proveyó Murray a Jackson no refleja las prácticas de la profesión.

"Quiero mostrar cómo los anestesistas realizamos la sedación para que los pacientes no tengan miedo (...) No deberían tener miedo, el propofol es un medicamento formidable", agregó.

Murray, un cardiólogo de 58 años, era médico personal de Jackson desde unos meses antes de su muerte y es acusado de "grave negligencia" por darle propofol para tratar su insomnio.

Su defensa alega que el Rey del Pop era adicto a este sedante y asegura que Murray estaba intentando curar su hábito, aunque no niega que el doctor le suministró el fármaco la mañana del 25 de junio de 2009 en la mansión del cantante.

La fiscalía afirma que, tras darle el propofol, el doctor dejó solo a Jackson para hacer llamadas telefónicas. También ha hecho notar, desde que empezó el juicio hace tres semanas, la ausencia en la habitación del cantante de monitores y equipo médico para tratpr a un paciente sedado con propofol.

Shafer es el último testigo que la fiscalía llama al estrado y se espera que su testimonio dure todo el día y continúe el jueves si es necesario. Los testigos de la defensa comparecerán a partir del viernes.

Jackson murió a los 50 años mientras preparaba unos conciertos en Londres. Según Murray, le había rogado que le diera su "leche" (como el cantante llamaba al propofol, por su aspecto blanquecino) argumentando que necesitaba estar descansado para ensayar.

Murray enfrenta cuatro años de prisión y la pérdida definitiva de su licencia profesional si es hallado culpable.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada