El Duque de Edimburgo agota su agenda pública antes de su retiro

El palacio de Buckingham anunció hace unos días que, tras más de seis décadas apoyando a su esposa Isabel II en sus funciones como cabeza de la monarquía, el Duque de Edimburgo había decidido retirarse de la vida pública a partir del próximo otoño. Pero antes de aparcar a un lado definitivamente sus responsabilidades como consorte real, y tal y como estaba previsto, el príncipe Felipe deberá cumplir con los compromisos oficiales que ya tenía fijados de cara a los próximos meses.

De hecho, este martes por la mañana protagonizó su segunda aparición pública tras conocerse la noticia de su 'jubilación' y una de las contadas citas que le quedan ya por delante. Felipe e Isabel fueron los invitados de honor en la celebración con la que se conmemoraba el centenario del exclusivo centro educativo privado Pangbourne College, situado en el condado inglés de Berkshire, que la soberana ya ha visitado anteriormente en cuatro ocasiones.

La nonagenaria monarca y su esposo aprovecharon la ocasión para conocer a algunos de los profesores y alumnos de la escuela, entre ellos el estudiante vivo más antiguo del colegio: el excomandante naval Keith Evans con quien el Duque coincidió durante su servicio en la Marina Real británica a finales de los años cuarenta. Durante su encuentro, el que fuera compañero del príncipe Felipe quiso rememorar la buena relación que mantuvieron en su juventud y le mostró la carta que Felipe le envió para agradecerle que le felicitara por su compromiso con la entonces princesa Isabel en 1947.

"Era algo mujeriego, pero es mejor que esto no lo anotes", bromeó Evans según recoge el diario The Sun, antes de añadir también en un tono jocoso que no le importaría hacer planes con su viejo amigo ahora que ha hecho pública su decisión de retirarse: "Como el príncipe Felipe, yo también me retiraré de la mayoría de mis funciones a partir de agosto. Creo que son buenas noticias para él. Ahora hará lo que él quiera en vez de lo que la Reina le diga que tiene que hacer".

Antes de que su segundo hijo varón, el príncipe Andrés, le sustituya como acompañante de la reina -como se aseguraba la semana pasada-, el 'royal' de 95 años aún deberá cumplir con los compromisos que ya tenía fijados de antemano, como por ejemplo reunirse con los reyes de España, Felipe y Letizia, cuando el jefe de Estado español y su esposa viajen al Reino Unido a mediados del mes de julio.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes