EU: California al borde de la quiebra

SACRAMENTO (AFP). El déficit presupuestario que figura en el tablero electrónico de la oficina del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger aumenta en 500 dólares por segundo: duramente castigado por la recesión el Estado puede quebrar la semana próxima.

"El reloj del déficit", que el gobernador hizo instalar en su oficina de Sacramento, la capital del Estado que gobierna desde hace más de cinco años, alcanzará muy pronto los 40,000 millones de dólares.

Las autoridades locales afirman que "la crisis presupuestaria puso nuestro Estado al borde del desastre". California es el Estado más rico y más poblado de Estados Unidos, con 36,5 millones de habitantes; tiene la talla de Italia y considerado independientemente sería la octava economía mundial.

Desde hace varios meses, Schwarzenegger está enfrentado con los legisladores de California sobre un alza de impuestos y recortes de los gastos públicos.

En los últimos tiempos, la situación se ha puesto tan crítica que el secretario de Presupuesto de California, John Chiang, advirtió sobre falta de efectivo que sufrirá a partir del 1º de febrero.

Chiang ya decidió no reembolsar en lo inmediato los impuestos recaudados de más. Las becas escolares podrían dejar de ser pagadas y los horarios de la administración público ya fueron reducidos.

A fines de diciembre, el gobernador había anunciado un decreto por el que se establecían dos días de licencia no remunerada para sus empleados, y también había mencionado la posibilidad de recortar sueldos o despedir funcionarios.

Como si esto fuera poco, la agencia de calificación financiera Moody's advirtió que podría reducir su calificación de los créditos estaduales, con lo que las tasas de interés que el Estado paga aumentarían.

En una tentativa de contener esta hemorragia que se agravó con la recesión, que recorta los ingresos del gobierno sin reducir sus gastos fijos, Schwarzenegger propone aumentos de impuestos, entre ellos, el del valor agregado (IVA). Pero en Estados Unidos se necesitan dos tercios de los votos de la legislatura para sancionar una ley como ésa.

"La verdad es que nuestro Estado está tan impotente que no logramos resolver la crisis presupuestaria. La verdad es que California se encuentra en estado de emergencia", afirmó el gobernador republicano en su discurso "La situación del estado", que pronunció este mes.

Según Jean Ross, directora del grupo de reflexión independiente "California Budget Project" (proyecto presupuestario de California), la regla de los dos tercios ha impedido que el Estado consiga los ingresos suficientes para enfrentar la crisis. Ross asegura que el estado "va permanecer en números rojos hasta nueva orden".

"Nuestra burbuja inmobiliaria era más grande (que en el resto de Estados Unidos) y cuando estalló, nos afectó más duramente", afirmó Ross, quien observó que "la mayoría de los economistas concuerdan en que saldremos de esta situación más tarde que los demás estados".

Curiosamente, Schwarzenegger, que es republicano, tiene dificultades para convencer, no a los legisladores demócratas, sino a los de su propio partido republicano, tradicionalmente opuestos a los aumentos de impuestos.

Para Kris Vosburgh, director de una asociación de defensa de contribuyentes de California, un aumento de los impuestos no puede resolver los problemas presupuestarios.

"Si aumentamos los impuestos la situación se agrava puesto que no sólo hacemos más pesado el fardo de los contribuyentes, sino también el resultado final será que la administración tendrá menos ingresos debido a la baja de actividad", comentó.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada