Ed Westwick: "Nadie debería quejarse por ser famoso"

El actor Ed Westwick lleva una década conviviendo con la fama desde que se convirtiera en uno de los ídolos juveniles por excelencia gracias a la serie 'Gossip Girl', tiempo más que suficiente para que muchos otros acabaran hartos de ser reconocidos allá donde fueran como el mítico chico malo Chuck Bass, pero no él. El intérprete se niega a compadecerse de sí mismo solo porque la gente le pida fotos o autógrafos cuando le reconocen por la calle.

"Mis decisiones me han llevado hasta donde estoy hoy en día, así que en ese sentido está todo bien. No me quejo para nada. Algunas personas que son famosas -entre comillas- y reciben cierto tipo de atención pueden acabar quejándose, pero no creo que nadie, en general, se deba lamentar por ser conocido. Yo tengo una vida muy buena y soy feliz", relata el intérprete en una entrevista con el diario The Evening Standard, en la que resta importancia a las 'molestias' de la popularidad.

"Nadie está intentando matarme, solo quieren una foto conmigo. Y además yo no soy una persona discreta, solo hay que ver que tengo hasta una jodi*a cuenta de Instagram".

El británico -que acaba de estrenar una nueva serie para la BBC titulada 'White Gold'- nunca se ha preocupado por superar con sus nuevos proyectos el éxito de la ficción sobre un grupo de adolescentes privilegiados del Upper East Side de Nueva York, algo por otra parte difícil de lograr, ya que su filosofía de vida consiste en no darle demasiadas vueltas a qué le deparará el futuro.

"No tengo ningún plan concreto. Simplemente me mantengo alerta, y si siento que ha llegado el momento de dar el siguiente paso, me lanzo a ello. Nunca he sido de esas personas que hacen planes a largo plazo porque nunca sabes lo que puede pasar. La vida da muchas vueltas y todo puede llevar a una gran decepción", ha concluido en la misma conversación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes