Elle King anuncia su reconciliación con su padre: el humorista Rob Schneider

La imagen pública y la fama de la cantante Elle King está estrechamente ligada al éxito de su sencillo 'Exes and Ohs', gracias al cual consiguió dos nominaciones a los Grammy y pasó de ser una joven promesa de la música a convertirse en un nombre reconocible a nivel internacional.

Lo que no muchos sabían es que, a la par que se desarrollaba su carrera musical, la joven de 29 años también hizo sus pinitos en el mundo de la interpretación de la mano de su padre: el popular actor y humorista de 'Saturday Night Live' Rob Schneider. El parentesco entre la artista y el protagonista de comedias como 'Gigoló Por Accidente' no era demasiado conocido entre el gran público hasta ahora debido a que, en realidad, ambos apenas habían mantenido contacto en las últimas dos décadas: cuando sus padres se divorciaron siendo una niña, Elle pasó a criarse con su madre, la modelo London King, y su padrastro.

Sin embargo, esa situación ha cambiado en los últimos tiempos, coincidiendo con la segunda experiencia en la paternidad de Schneider, que tiene otras dos hijas de cuatro y dos años con las que la artista espera poder construir un verdadero vínculo fraternal. "Durante toda mi infancia mi padre fue adicto al trabajo, pero la relación que mantenemos ahora es las que siempre había querido", explica Elle en una exclusiva concedida a People.

"Los dos hemos madurado mucho y el hecho de que él haya tenido más niños ayuda a que tes des cuenta de qué es lo realmente importante. Yo quería que mis hermanas tuvieran recuerdos míos durante su infancia cuando crecieran. La familia es lo más importante y el que yo realizara un acercamiento e intentara ser una presencia positiva para ellas hizo que todo resultara más sencillo, porque no había segundas intenciones o motivos ocultos. Cuando hay críos de por medio, todas esas estupideces desaparecen. Y además yo le quiero mucho".

La reaparición del humorista en su vida no podría haberse producido en un momento más oportuno, ya que tras el fracaso de su breve matrimonio con Andrew Ferguson -con quien se casó en el día de San Valentín de 2016 apenas un mes después de conocerse y acabó separándose un año más tarde tras varias rupturas y reconciliaciones- ella necesitaba más que nunca una figura paterna.

"Fue una relación destructiva; toqué fondo... no estaba bien. Ni siquiera podía mirar a los demás a los ojos y no me sentí capaz de salir de casa durante semanas. Empecé a irme de fiesta a diario para anestesiar todas esas emociones que aún no podía afrontar, aunque sabía que solo estaba retrasando lo inevitable porque, desgraciadamente, al final siempre acabas teniendo que lidiar con ellas por duro que resulte. Yo creía que consumiendo drogas conseguiría ganar algo de tiempo y sentirme mejor, pero al final me di cuenta de que tenía que eliminar toda esa oscuridad", recuerda acerca de esa complicada etapa.

Por suerte, Elle cuenta con el apoyo de sus seres queridos y de su padre, que se ha propuesto convertirse en su 'animador' y 'motivador personal' a toda costa: "Cada dos días me envía mensajes, escritos completamente en mayúsculas, por supuesto, diciendo: '¡Tu disco va a cambiar el mundo! ¡Te quiero! ¡Estoy muy orgulloso de ti!'", explica divertida acerca de la forma en que su progenitor está aprovechando esa segunda oportunidad para enmendar los errores del pasado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes