Elsa Pataky da la espalda a la dieta mediterránea

Siguiendo el conocido dicho de 'allí donde fueres, haz lo que vieres', Elsa Pataky tuvo claro desde un principio que si quería triunfar en la meca del cine debía adaptarse por completo al característico estilo de vida de Los Ángeles, lo que al menos en el plano alimenticio se traduce en que la dieta mediterránea se ha convertido ya en la gran ausente en el día a día de la actriz. De hecho, la intérprete prefiere consumir otro tipo de alimentos -muy populares en California- como la avena o las semillas de lino.

Para presumir de los muchos beneficios que le ha aportado este cambio de hábitos, la madrileña ha utilizado el altavoz que le proporciona su blog de la revista Glamour con el objetivo de compartir con sus seguidoras algunos de sus trucos para mantener intacta su envidiable silueta, pese a las exigencias de ser madre de tres hijos.

"Empieza el día con un buen vaso de agua tibia en el que hayas exprimido el zumo de medio limón. Es una costumbre muy saludable que elimina toxinas del cuerpo y aporta vitamina C, además de ser antioxidante y depurativo", recomendó en la plataforma digital.Elsa no ha tenido ningún reparo a la hora de criticar algunas de las costumbres más extendidas en el país donde nació, hábitos referentes al desayuno que, desde su punto de vista, son particularmente nocivos para la salud y que cuentan con un sinfín de alternativas.

"Por la mañana suelo empezar el día con un buen desayuno porque es esencial para el resto del día. Todo lo contrario de lo que oigo decir a mucha gente: 'Yo me tomo un café y nada más'", declaró la estrella, para revelar a continuación uno de los sabrosos y equilibrados platos que ha descubierto al otro lado del Atlántico:"Desde que vivo en Estados Unidos, me he acostumbrado a tomar 'porridge' todos los días. Son copos de avena cocidos con leche o agua".

Otra de las razones que han llevado a la artista a dejar de lado su antigua dieta reside en su necesidad de cenar poco y antes de las ocho de la tarde, para poder compartir así unos momentos de tranquilidad con su apuesto marido, el actor australiano Chris Hemsworth, quien está completamente al margen de los horarios de comida que suele llevar la mayoría de los compatriotas de su mujer.

"Ahora intento cenar antes de las ocho de la tarde, alguna ensalada acompañada también de algo de proteína, como pescado o huevo. Y si he comido bastante, simplemente me tomo una sopa de verduras. Lo que no puedo hacer es cenar muy tarde, porque rompe por completo la dinámica familiar", confesó. A pesar de haber renunciado a su oferta gastronómica, lo cierto es que Elsa continúa igual de aferrada que siempre a su identidad española, una herencia cultural que intenta mantener presente a la hora de educar a sus retoños y que, por extensión, también inculca a su marido."Chris ha aprendido bastante español, sobre todo con India, que es una buena profesora, porque le dice una palabra en español y si ve que no la entiende, se la repite en inglés, le dice 'vamos let's go'", relataba Elsa en una entrada anterior de su blog.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes