Emma Roberts vende sin saberlo su casa a Sarah Paulson por un precio "regalado"

La actriz Emma Roberts le vendió el pasado noviembre su casa de Hollywood Hills a su amiga y compañera de reparto en la serie 'American Horror Story' Sarah Paulson por 2,18 millones de dólares, un precio que en aquel momento parecía bastante razonable para la vivienda de 195 metros cuadrados, tres habitaciones y sala multimedia y situada en una de las zonas más exclusivas de la ciudad de Los Ángeles.

Sin embargo, la joven intérprete debe de estar arrepintiéndose -y mucho- de no haber investigado más a fondo las características de la propiedad antes de fijar el precio de venta, ya que al poco de hacerse con ella Sarah Paulson descubrió la existencia de una piscina secreta en el jardín, un aliciente que sin duda habría contribuido a aumentar su valor inmobiliario.

"Fue precisamente Emma quien me dijo que podía construir una piscina en el jardín trasero porque estaba permitido. Y cuando vinieron los técnicos, ¡resulta que ya había una piscina debajo del suelo! El otro día me encontré con Emma y le dije: '¿Tú sabías que tenías una piscina ahí debajo?', y ella me respondió muy sorprendida que no tenía ni idea, y me dijo: '¡Te habría cobrado mucho más dinero!'", ha contado divertida a la prestigiosa revista AD Architectural Digest la nueva propietaria de la casa, que sin duda ha resultado toda una ganga.

Lo más irónico de todo es que Sarah se hizo con la vivienda por pura casualidad, después de escuchar de pasada que su joven amiga podía estar interesada en venderla, tras lo cual no dudó en presionarla para que le hiciera una visita guiada de la construcción.

"Creo que Emma estaba en ese momento trabajando en 'Scream Queens' y yo estaba en 'American Horror Story'. Yo estaba con uno de los productores, que es amigo de Emma también, y ella le mandó un mensaje en el que le comentaba, de pasada, que quería vender su casa. Desde mi punto de vista, no lo decía demasiado en serio. Pero yo estaba sentada con él y le dije: '¡Dile ahora mismo que quiero ir a ver esa casa!'. Y todo pasó muy, muy rápido, no estoy del todo segura de que ella quisiese hacerlo, pero ahora es demasiado tarde", ha confesado en la misma conversación.

Paulson está poniendo mucho cariño y esfuerzo en la propiedad para convertirla en la casa de sus sueños, por lo que hasta que no acaben las reformas -en principio, lo harán en noviembre- no podrá mudarse de forma oficial. Entre los cambios que tiene previstos, además de resucitar la citada piscina, la actriz quiere cambiar todos los suelos de madera por hormigón pulido.

"Aprendes mucho cuando compras tu primera casa, y me consuela el hecho de que todo el mundo dice que esto es lo habitual. Me han dicho que sea paciente, y eso es algo que nunca ha sido mi fuerte", se ha sincerado con la publicación especializada en decoración y arquitectura.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes