Empleo de ensueño, tragedia para galeno de Jackson

LOS ANGELES (AP). El doctor Conrad Murray lo calificó como una oportunidad que se presenta una vez en la vida: había firmado en mayo un contrato como médico personal de Michael Jackson por un salario mensual de seis cifras y acordó acompañar al artista en su serie de conciertos en Londres.

Ahora, con Jackson muerto, el cardiólogo de Las Vegas ha desaparecido de la vista pública y su futuro es incierto mientras los investigadores policiales desenmarañan los detalles del complicado historial médico de Jackson y su vasto consumo de fármacos.

Murray no ha hablado públicamente desde que falleció Jackson el 25 de junio, dejando a sus abogados el relato de lo ocurrido ese día en la mansión rentada por el cantante y bailarín. Uno de los amigos de Murray habló recientemente con él y describió como convulsionado al normalmente contento y tranquilo médico.

"Estoy seguro que cualquier cosa como ésa pesaría mucho en uno", comentó el trabajador automotriz jubilado Ben Mask, de 69 años y residente de Houston, quien es además paciente de Murray.

Y mientras Murray permanece fuera de la escena pública, su participación en las últimas semanas y días de Jackson sigue siendo lóbrega. Las autoridades esperan los resultados de los exámenes toxicológicos y de otras pruebas realizadas por el forense para determinar una causa de muerte. La familia del artista solicitó una autopsia privada, en parte debido a los cuestionamientos sobre la participación de Murray, ha señalado el pastor y activista Jesse Jackson.

Entre otras cosas, los abogados de Murray han admitido que pasaron 30 minutos antes de que fueran llamados los paramédicos a la casa de Jackson luego de que se le encontró inconsciente y de que Murray inició la resucitación cardiopulmonar.

Murray rechazó una entrevista solicitada por The Associated Press a través de la oficina de sus abogados. Estos señalaron que aunque su automóvil fue confiscado por investigadores, su cliente no es un sospechoso, y que la policía reconoció al médico por haber proporcionado información provechosa durante un interrogatorio de tres horas.

"El doctor Murray no prescribió o administró nada que hubiera matado a Michael Jackson", dijo en un comunicado Edward Chernoff, uno de sus abogados.

Murray, de 56 años, conoció a Jackson en Las Vegas cuando atendió a uno de sus hijos hace algunos años.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes