Eugenia Martínez de Irujo felicita a su hija Tana por su 19 cumpleaños

La joven Cayetana Rivera no ha dejado de acaparar titulares desde que llegara a la mayoría de edad hace justo un año, rompiendo así el aura de protección que obligaba a los medios a pixelar su rostro y convirtiéndose de la noche a la mañana en un personaje público del que especular en relación con su vida amorosa, su futuro académico o cualquier otro asunto ligado con su pertenencia a dos de las sagas familiares más populares de España.

La hija de la pareja que en su momento formaron Eugenia Martínez de Irujo, duquesa de Montoro e hija menor de la desaparecida duquesa de Alba, y el torero Francisco Rivera, hijo de los también fallecidos Paquirri y Carmina Ordóñez, ha cumplido este martes 19 años de vida y, como era de esperar, su orgullosa madre no ha tardado en echar mano de la esfera virtual para rendirle un homenaje similar, aunque quizá no tan mediático y elaborado, al que ya le organizó -junto a su exmarido- este pasado verano con la espectacular "puesta de largo" que marcó oficialmente la entrada de Tana en los círculos de la alta sociedad.

"¡Felicidades, mi amor! Te quiero mucho y eres lo mejor de mi vida", ha escrito con emoción Eugenia, ahora diseñadora de joyas para la firma Tous, en su perfil de Instagram junto a una adorable foto de madre e hija, tomada cuando la segunda todavía estaba probablemente aprendiendo a andar.

Por el momento, el diestro todavía no se ha pronunciado en sus redes sociales sobre las emociones que le embargan en un día tan especial para su hija y toda la familia Rivera, aunque qué duda cabe de que el diestro habrá sido de los primeros en felicitarle personalmente dada la estrechísima relación que les une, la cual quedó una vez más patente este fin de semana cuando la joven asistió en primera fila a la corrida benéfica que protagonizó su progenitor en la Plaza de la Maestranza de Sevilla.

De hecho, con ese gesto padre e hija pusieron de manifiesto que su vínculo no se ha enfriado lo más mínimo después de que, la semana pasada, el propio torero reconociera que la reciente mudanza de Tana a su casa de la capital andaluza para continuar allí con sus estudios no había tenido el efecto esperado y que, en consecuencia, la joven había regresado a Madrid para vivir de nuevo con su madre.

"La decisión la ha tomado ella, pero no hay nada raro, mi relación con su madre es fenomenal. No ha sido ningún drama ni ha habido pelea alguna. No ha acabado de encontrarse a gusto", explicaba el propio Francisco para dejar claro que la dinámica familiar es inmejorable a día de hoy.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes